Buscar
Usuario

Política

Era Trump: las trabajadoras de la Casa Blanca cobran un 20% menos que sus compañeros

Las mujeres llegan a percibir 21.000 dólares anuales menos que los hombres por desempeñar el mismo trabajo.

La brecha salarial en la Casa Blanca supera a la media nacional del país norteamericano. Esa es la dura conclusión a la que ha llegado la cadena CNN, que ha descubierto que la diferencia de salarios por género es del 20%. Una cifra que ha aumentado de manera drástica en los últimos años, teniendo en cuenta que en 2015 era del 11%.

En concreto, por cada dólar cobrado por un hombre, las mujeres ganan 80 centavos, una brecha que aumenta exponencialmente en función de los salarios y a pesar de que se cubran los mismos puestos de trabajo.

De esta forma, las institiciones públicas de Estados Unidos, que deberían de garantizar la igualdad en todo el país, superan a la media nacional, que aún soporta un 18% de distancia en lo que respecta a la diferencia de salarios entre mujeres y hombres.

KellyAnne Conway, consejera presidencial, es la mujer con mayor rango en la Casa Blanca "KellyAnne Conway, consejera presidencial, es la mujer con mayor rango en la Casa Blanca"

La conclusión parte de los propios datos oficiales emitidos de manera anual por la Casa Blanca, que han evidenciado que, de media, un hombre gana 104.000 dólares anuales frente a los 83.00 de una mujer. La diferencia, únicamente basada en el sexo de la persona, es en total de 21.000 dólares anuales.

A todo ello contribuye la distribución de puestos de trabajo. Las mujeres no acostumbran a ocupar los puestos más altos de la Administración, un hecho que también influye en estas estadísticas.

La influyente hija del presidente, Ivanka, se ha posicionado públicamente en contra de este tipo de situaciones, pero sus palabras parecen no haber hecho mella en el discurso de su padre: no tiene la intención de cambiar esta situación en ningún momento.

De los 22 empleados que copan los cargos más altos de la Administración del Estado, tan sólo seis están copados por mujeres. Una situación que, en plena era Trump, parece muy difícil que se solucione a corto plazo.

Lo único que se mantiene en parte equilibrado es la distribución de trabajadores en función de su género. Aunque, en este caso, la cifra sigue siendo favorable para ellos: frente a un 53% de hombres, un 47% de los empleados son mujeres.

Artículos recomendados

Comentarios