Tras un año, los familiares de la joven seccionada por un ascensor siguen sin respuestas

Tras un año, los familiares de la joven seccionada por un ascensor siguen sin respuestas

La joven murió tras dar a luz mientras era trasladada en un elevador por un celador del hospital de Virgen de Valme.

Se cumple un año de la muerte de la joven sevillana R.C., que falleció seccionada por el ascensor del hospital Virgen de Valme cuando la trasladaban tras dar a luz por cesárea a su tercera hija. El caso todavía sigue en instrucción y su familia "sin respuestas" y totalmente "abatida". 

El abogado de la familia, José María Núñez, asegura que los padres de la fallecida siguen "esperando respuestas" tras la denuncia que presentaron contra el hospital y explica que el próximo 20 de septiembre el celador que la trasladaba declarará ante el juzgado de instrucción 1 de Sevilla. Además, el letrado ha asegurado que se trata de "un procedimiento largo" y que todavía no ha recibido el informe de la Policía Científica "para ver si son capaces de recuperar la CPU del ascensor" y tener más pruebas del suceso. 

R.C. falleció seccionada por el ascensor del hospital de Virgen de Valme tras dar a luz "R.C. falleció seccionada por el ascensor del hospital de Virgen de Valme tras dar a luz"

Según la versión oficial, el celador trasladaba a R.C. en el ascensor cuando este comenzó a subir rápidamente y aunque intentó salvarla no lo logró. La consejera de Salud, Marina Álvarez, explicó en su momento que el ascensor "había pasado todas la pruebas de seguridad pertinentes y no se había detectado ninguna diferencia". Tras sus declaraciones, la consejera informó de que se abriría una investigación y así ha sido, pero las respuestas no han llegado. 

La Junta pide desprecintar el ascensor 

Asimismo, el pasado 19 de julio Europa Press informaba de que la Consejería de Salud de la Junta, había solicitado al Juzgado de instrucción número 1 de Sevilla, el mismo que investiga la muerte de R.C., desprecintar el ascensor en donde murió la joven. En su petición, la Junta pide que las investigaciones sobre la muerte de la joven finalicen "a la mayor brevedad posible" para poder hacer uso del aparato. Y es que en su escrito informa de que el pasado enero la empresa que se hace cargo de los elevadores ya no es Orona, sino Thyssen-Krupp. 

La firma del contrato estaba prevista para el pasado 16 de julio, siendo la fecha de ejecución del contrato a las 16 semanas de la firma del mismo, precisando diez semanas para la fabricación de los elevadores y seis para el montaje. Sin embargo, al encontrarse el ascensor tres precintado por la investigación, la empresa no puede acceder para el nuevo montaje, que debería iniciarse el 24 de septiembre para que se puediese utilizar el 5 de noviembre. 

Comentarios