Buscar
Usuario

Noticias

Tordesillas recupera este año el Toro de la Vega

La localidad castellanoleonesa vuelve a celebrar el polémico festejo.

Tordesillas (Valladolid) recupera el tradicional festejo del Toro de la Vega después de que en la pasada edición de 2016 se sustituyese por el denominado como Toro de la Peña en un festejo en el que se prohibió la muerte del animal.

La localidad castellanoleonesa vuelve a celebrar así un festejo muy vinculado a su historia, aunque por segundo año se prohibirá la muerte del animal, tal y como decretó el gobierno regional de Juan Vicente Herrera (PP).

El Toro de la Peña se celebró en 2016 ante las reclamaciones judiciales de los colectivos taurinos que trataron de impedir por todas las vías posibles la prohibición del festejo con muerte del animal.

En el nuevo Toro de la Vega no se puede matar al animal "En el nuevo Toro de la Vega no se puede matar al animal"

Sin embargo, la determinación de la Junta de Castilla y León, del ayuntamiento de la localidad y de los colectivos taurinos llevó a una movilización sin precedentes que terminó en el cambio de la fiesta.

La mayoría de los habitantes de Tordesillas se mostraron contrarios a evitar la muerte del animal a cuchilladas, pero no consiguieron imponerse y ahora disfrutarán del festejo garantizando y respetando la dignidad del toro.

Este año, el protagonista será Príncipe, un astado de cinco años y medio, con 630 kilos de peso, y con un característico pelaje colorado que centrará la atención de todos los habitantes de la localidad.

El astado llega desde el término municipal de El Bodón, en Salamanca, y se quedará en Tordesillas entre el 7 y el 14 de septiembre, fechas en las que se celebrará este festejo tan tradicional.

Un festejo polémico

El festejo ha sido tradicionalmente señalado por su excesiva crueldad "El festejo ha sido tradicionalmente señalado por su excesiva crueldad"

El Toro de la Vega fue objeto de manifestaciones y reivindicaciones de personalidades procedentes de todos los ámbitos de la sociedad. La excesiva crueldad con la que se sacrificaba el toro, lanceado por todos los habitantes hasta que moría desangrándose poco a poco, llevó a que muchos calificasen la fiesta de "maltrato animal".

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, llegó a comprometerse públicamente a prohibir la celebración de la fiesta. Las voces que pedían un cambio fueron sumándose poco a poco, hasta que la Junta de Castilla y León, presidida por el popular Juan Vicente Herrera, prohibió la muerte del animal.

La edición del 2016 fue la primera sin sacrificio y en ella se registraron algunos incidentes entre defensores y detractores del tradicional festejo. Aquel año se cambió el nombre a Toro de la Peña por una serie de reclamaciones legales.

Artículos recomendados

Comentarios