Torbe defiende a De Gea en una carta a María Lapiedra y culpabiliza, una vez más, a las chicas

Torbe defiende a De Gea en una carta a María Lapiedra y culpabiliza, una vez más, a las chicas

El empresario del porno ha escrito una carta a María Lapiedra desde la cárcel exculpando a De Gea y Muniain y desmintiendo el testimonio de la joven presuntamente forzada a mantener relaciones sexuales.

Noticias 20 Junio 2016 17:23

La historia se viene repitiendo desde el inicio de la humanidad: las mentirosas, las culpables, una vez más, son las mujeres. Nueva vuelta de tuerca al escándalo de prostitución organizada por Torbe y su socio ucraniano Borys Malynovksyi, que recientemente salpicaba a los futbolistas David De Gea e Íker Muniain. Detenido desde el pasado mes de abril, el actor y empresario del porno ha escrito una carta desde prisión a María Lapiedra en la que exculpa a las estrellas del balón del escándalo y deja caer que habría otros futbolistas de verdad implicados a los que la policía no quiere incriminar.

De acuerdo al testimonio de una de las testigos protegidas, ella y otra joven habrían sido obligadas a mantener relaciones sexuales en una habitación de un hotel madrileño. El encuentro habría sido organizado por el propio David De Gea pero él no habría estado presente, no así Muniain y otro futbolista cuya identidad no ha llegado a ser revelada.

Ahora, en la carta dirigida a María Lapiedra, a la que ha tenido acceso el diario ABC, Torbe afirma que "los futbolistas solo querían conocer a las chicas", y continúa: "Ellas eran libres de hacer lo que quisieran con ellos". El actor porno, aunque no niega la presencia de De Gea y Muniain en el escándalo, desmiente así el testimonio de las testigos protegidas y acusa indirectamente de mentirosas a las jóvenes, presuntamente forzadas a ejercer la prostitución bajo amenazas y abusos físicos.

Torbe exculpa a De Gea y Muniain "Torbe exculpa a De Gea y Muniain"

Es decir, Torbe afirma que las chicas fueron libres de mantener relaciones sexuales con los futbolistas y que, si estas se produjeron, fue ante todo porque ellas así lo desearon. Porque ellos, obviamente, solo querían mantener una agradable conversación sobre el existencialismo y el devenir del ser humano. Ni rastro de los presuntos abusos físicos, ni de las amenazas para que no revelasen nada de lo ocurrido en el interior de la habitación.

Dejemos a un lado a De Gea, a Muniain o a los futbolistas que sea: son lo de menos. El caso es que dos chicas fueron puestas a disposición de hombres y esta nueva versión de la historia cumple, una vez más y con todo el respeto hacia las jóvenes, el popular y despreciable dicho de 'encima de puta, pongo la cama', al legitimar la visión machista de que, ante una polémica sexual, la responsabilidad siempre recaerá en la mujer que forme parte de ella: ella será la provocadora y, en última instancia, la única culpable, porque "ellas eran libres de hacer lo que quisieran".

Torbe señala a otros futbolistas

El empresario del porno lleva en prisión desde abril por el caso que investiga la organización de una red de prostitución en la que habría implicadas menores y jóvenes extorsionadas. Sin embargo, Torbe sigue defendiendo su inocencia, alegando que las chicas eran dueñas de sus actos y libres de hacer lo que quisiesen.

Con el objetivo de exculpar a De Gea y Muniain, en la carta dirigida a María Lapiedra añade, además, que "hay muchos más jugadores" implicados, pero que "ni la policía quiere saber sus nombres".

Comentarios