La Tierra enfrenta una extinción masiva similar a la de los dinosaurios, según la biología

La Tierra enfrenta una extinción masiva similar a la de los dinosaurios, según la biología

Una de cada tres especies se encuentra en camino de la extinción total durante las próximas décadas. A ello, se suma la pérdida de masa forestal, que puede romper todos los equilibrios de los ecosistemas

Ciencia Adrián Parrondo Adrián Parrondo 13 Julio 2017 17:06

La Tierra se está preparando para una extinción de un tamaño similar a la que provocó la completa desaparición de los dinosaurios hace 66 millones de años. Así de contundente se ha mostrado este estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, que ha mostrado algunas de las pruebas que, quizás, puedan inquietarle.

En primer lugar, la tendencia actual de extinción de especies. Una señal que muchos atribuyen al cambio climático, que oímos de manera confusa y alejada, pero de la que no estamos midiendo el alcance dramático que supone.

Así, cada año estamos perdiendo dos especies de vertebrados, que no vuelven a desarrollarse. Esta tendencia es negativa, pero por ahora no parece preocupante: no está afectando sobremanera a los ecosistemas de nuestro planeta.

Prácticamente todas las especies están perdiendo población "Prácticamente todas las especies están perdiendo población"

Sin embargo, esto que no parece importante esconde algo mucho más serio: se trata de una tendencia que irá a más. Según han podido comprobar los investigadores tras analizar a más de 27.600 especies de vertebrados terrestres, pudieron concluir que más del 30% de los géneros están en completo declive.

Es decir, una de cada tres especies analizadas se encuentra en pleno camino hacia la extención, ya que están justo en el episodio anterior a ello. Además, el número de especies vegetales está reduciéndose a niveles alarmantes, lo que únicamente contribuye a que las especies animales se vean aún más amenazadas.

Teniendo en cuenta que todo esto está sucediendo en las áreas tropicales, que son las que mayor variedad animal y vegetal mantienen de todo el planeta, únicamente ayuda a ponernos en completa alerta. Y más aún si tenemos en cuenta que otras zonas como la Antártida se están descongelando, por lo que los ecosistemas de la Tierra sufrirán varios cambios dramáticos.

"Estamos matando a nuestro propio planeta"

El problema de que estemos en esta situación es, en gran medida, nuestro. Los expertos que han realizado el estudio han afirmado que la sobreexplotación de recursos, sobre todo en los países ricos, está minando y coartando la capacidad del planeta para albergar vida.

Los ecosistemas terminan siendo moldeados por los seres vivos que viven en ellos, pero la huella del ser humano está siendo desoladora. El gran consumo de recursos naturales, que no pueden reponerse, está provocando la proliferación de organismos invasivos, la contaminación, la toxificacvión y la pérdida de hábitat.

En definitiva, se trata de una "aniquilación biológica" en toda regla, que está llevando a que, incluso, las especies animales que no se encuentran en amenaza biológica, también estén disminuyendo sus ejemplares. Las aves están siendo las más perjudicadas por este problema.

Las aves están siendo las más perjudicadas, aunque todas las especies están sufriendo por norma general "Las aves están siendo las más perjudicadas, aunque todas las especies están sufriendo por norma general"

Gerardo Ceballos, de la Universidad de México, señala en declaraciones a Cribeo el motivo que está llevando a que tratemos tan mal al planeta que nos acoge y nos da vida: "La pérdida masiva de poblaciones y especies refleja nuestra falta de empatía con todas las especies silvestres que han sido nuestros compañeros desde nuestros orígenes. Esto es solo un preludio a la desaparición de muchas más especies y al declive de los sistemas naturales que hacen posible la civilización".

Por el momento, la situación parece tener cierta capacidad de maniobra: dos o tres décadas para revertir el agotamiento de recursos y comenzar a realizar una gestión mucho más responsable de nuestro planeta. Pero tenemos poco tiempo. Vamos directamente encaminados a la muerte de nuestro planeta. Y con ello, a la extinción del ser humano y nuestro entorno, o al menos, tal y como lo conocemos.

Comentarios