7 mitos del amor romántico que Disney nos ha colado

7 mitos del amor romántico que Disney nos ha colado

Las películas animadas de la compañía estadounidense nos han trasladado ideas erróneas sobre el amor y las debemos señalar para acabar con ellas.

Cine Dori Ayllón Dori Ayllón 20 Noviembre 2018 11:11

El amor romántico es una invención. Es una idealización del amor que se empezó a desarrollar en el siglo XVIII y llega hasta nuestros días ordenándonos la vida, desde las relaciones amorosas hasta las familiares y entre amigos. En la idea de amor romántico prima la heterosexualidad, la subordinación de las mujeres en todas sus relaciones, las relaciones monógamas y los estereotipos de género. Y sí, todos estos preceptos los cumplen la inmensa mayoría de las películas Disney, aquellas que nos ponen desde que empezamos a gatear y que queramos o no, se nos quedan en la cabeza y conforman nuestro imaginario colectivo. 

Por tanto, Disney ha sido y sigue siendo, aunque va mejorando muy poco a poco, un pilar más en conformar las sociedades machistas en las que hoy vivimos. Por eso os traemos siete ejemplos erróneos sobre el amor que nos ha vendido desde que en 1937 Walt Disney crease su primera película de dibujos animados: 'Blancanieves'. 

1  En busca del príncipe azul 

Las primeras princesas Disney solo aspiraban a encontrar a su príncipe azul "Las primeras princesas Disney solo aspiraban a encontrar a su príncipe azul"

'Blancanieves y los siete enanitos','La Cenicienta' o 'La Bella Durmiente' son los ejemplos más claros de películas Disney que nos han inculcado desde pequeños que las mujeres no estamos completashasta que encontramos a nuestro príncipe azul. Este, además, nos salvará de todos nuestros males y por arte de magia seremos felices junto a él de manera eterna.

Claramente esta idea es falsa, pues las mujeres nos valemos por nosotras mismas para hacer lo que queramos y no necesitamos a un hombre para ser felices y comer perdices.  

2  El amor es para siempre

En Disney no existe el divorcio "En Disney no existe el divorcio"

Según las películas de Disney, cuando encontramos al príncipe azul nos tenemos que quedar con él para toda la vida, es decir, que sólo se quiere de verdad una vez en la vida y nunca más querremos a nadie de esa manera. No la querremos porque se da a entender que nunca nos fijaremos en nadie más que con quien estamos.

Uno de los tantos ejemplos es Aladdínque conoce a Jasmín y resulta que es la primera vez que se enamoran de alguien, pero están 100% seguros de que estarán juntos para siempre y que siempre serán felices con ese primer amor. Y no, las relaciones amorosas y las amistades pueden terminar por los motivos que sean y el mundo sigue y nuestra vida también, ya sea solas o acompañadas. 

3 Las parejas son siempre heterosexuales

Elsa podría ser la primera princesa lesbiana de Disney "Elsa podría ser la primera princesa lesbiana de Disney"

Cuando se estrenó 'Brave' tuvimos la esperanza de que Mérida fuese un personaje LGTB porque ella no quería marido y punto, pero no sucedió. Luego llegó 'Frozen' y entre líneas muchos leen que Elsa es lesbiana y que se encerró porque no se aceptaba hasta que lo hizo y salió al mundo para volar libre. En la segunda parte de la película hasta su directora sugirió que le buscarían una novia, pero mientras llega o no tenemos que dejar claro que jamás ha habido una historia de amor no heterosexual.

Siempre ha sido chico con chica o hasta chica con una bestia, pero jamás una pareja lésbica o gay. A excepción de la serie 'Doctora Juguetes' que es una pareja lésbica e interracial. Y si a los niños y las niñas se les educa en laheteronormatividad tienen más difícil saber quienes son porque no se ven reflejados en sus películas favoritas y creerán que lo que sienten está mal. 

4  Mínimas parejas interraciales

Pocahontas y John Smith, de las pocas parejas interraciales de Disney "Pocahontas y John Smith, de las pocas parejas interraciales de Disney"

La primera pareja interracial de Disney fue entre Pocahontas y John Smith, luego llegó Esmeralda y Febo en 'El jorobado de Notre Dame' y ahora si pensamos en las últimas grandes películas de la compañía, no se nos viene nadie a la cabeza. Así que otra tarea pendiente es que los dibujos animados muestren que también existen las parejas interraciales. 

Asimismo, los personajes racializados son mínimos si tenemos en cuenta todos los personajes blancos. Hubo que esperar hasta 2010 para contar con una princesa negra con Tiana

5 Cero sororidad

Las enemigas de las princesas, siempre son otras mujeres "Las enemigas de las princesas, siempre son otras mujeres"

Los principales enemigos de las princesas más conocidas de Disney son mujes: Maléfica lo es de Aurorabancanieves, la Reina Malvada de Blancanieves, Úrsula de Ariel y Lady Tremaine de Cenicienta. Son las culpables de todos los males de estas princesas y sus males son ser buenas y bellas. Así que la sororidad brilla por su ausencia entre las grandes películas de Walt Disney. 

Es decir, que la idea que nos vende es que dos mujeres nunca pueden ser amigas y que pelearán siempre por ser la más bella de su barrio. Y no, las mujeres también podemos ser colegas y no discutir por un hombre. El primer avance en este sentido llegaría con 'Frozen' contándonos la relación entre dos hermanas, Elsa y Anna.

6 El amor lo puede todo

Según Disney, el amor todo lo puede "Según Disney, el amor todo lo puede"

Pocahontas llegó a decir que "el amor es suficiente; no importa la distancia, la edad o que nuestros pueblos estén en guerra, el amor basta". Así que sí, Disney también nos ha trasladado la idea de que el amor es suficiente para superar los conflictos que surgen en la pareja y fuera de ella. Esto nos lleva a normalizar ciertos comportamientos que pueden acabar afectándonos psicológicamente. Y es que quien bien te quiere, no te hace sufrir. 

7 El amor a primera vista 

Aladdin y Jasmine se enamoran a primera vista "Aladdin y Jasmine se enamoran a primera vista"

Blancanieves se enamoró del príncipe con tan solo un beso, Aurora de alguien que acababa de conocer y Aladdín de Jasmín nada más verla, pero no, ninguno sintió amor porque el amor a primera vista tampoco existe. Lo que estos sintieron fue atracción, pero con la música que envuelve la escena y cómo desarrollan las historias, pues nos lo creemos.

Sin embargo, en la vida real lo que nos pasa, según diversos estudios, es que nuestras  hormonas se revolucionan y nos fijamos en alguien porque nos atrae sexualmente. 

Comentarios