Buscar
Usuario

Vida

Se gasta 30.000 euros en cirugías estéticas para parecerse a una foto de Instagram con filtros y ahora estalla

El joven ha lanzado un demoledor mensaje que ha incendiado todas las redes sociales por el aviso que lanza a los jóvenes.

Se gasta 30.000 euros en cirugías estéticas para parecerse a una foto de Instagram con filtros y ahora estalla

Dale Saint Cullen, un joven de Reino Unido, llevaba cinco años obsesionado con su aspecto y encargado de perseguir una falsa realidad ante lo que él consideraba como la supuesta perfección. El joven se ha gastado 30.000 euros en cirugías estéticas para convertirse en el resultado que le ofrecían los filtros de Instagram, pero el resultado no le han convencido, precisamente.

"Tengo 28 años y parece que la gente en las redes sociales es cada vez más joven y me preocupa el efecto que tiene en ellos. Cuando ves a todas esas estrellas de la televisión y los influencers con un aspecto perfecto puede ser realmente perjudicial para los jóvenes", ha asegurado.

Dale ha viajado a Polonia y Turquía, gastándose grandes cantidades de dinero, para cambiarse la nariz, el mentón y adquirir implantes de coronas que se ha incorporado a los dientes. Cinco años más tarde, ha reconocido que no se ha sometido a estas operaciones "por las razones correctas".

El joven ha culpado a las redes sociales por "lavarle el cerebro" mostrando tantas caras perfectas hasta llegar a obsesionarse con seguir todas las tendencias estéticas del momento. "Creo que estaba tratando de encajar en la sociedad. Estaba bien cuando iba al colegio, no fue hasta que aparecieron las redes sociales que empecé a pensar en operarme", ha reconocido.

No se arrepiente del cambio, solo de los motivos

El joven asegura que no se arrepiente del cambio, solo de las razones que le motivaron. "En las redes sociales, nunca me di cuenta en ese momento, pero miraba a estas personas que parecían perfectas y caí en este círculo vicioso de perseguir lo que no era la realidad, era completamente falso", ha explicado.

"Mostraba a los cirujanos fotos mías con filtros de Instagram para mostrar cómo quería ser. Tardé un tiempo en darme cuenta de que ese no es el aspecto real. Tardé un tiempo en darme cuenta de que ese no es el aspecto real. Me he dado cuenta de que nunca conseguiré realmente lo que busco. Hay que quererse de verdad desde dentro", explica.

El joven ha comenzado a aprenderlo acudiendo a terapia. Ahora, volverá a pasar por quirófano en junio, pero asegura que únicamente lo hará por su propio bienestar. "Estoy viendo a una psicóloga para tratar de tener más confianza. Las cirugías que me hice en el pasado no eran para mí, lo hice bajo la presión de las redes sociales. Ahora estoy en un lugar mucho mejor y me aseguro de que todo lo que hago es para mí".

Por todo ello, manda un mensaje a todos los interesados en operarse. "Gasten tanto tiempo, dinero y energía en perseguir ese aspecto perfecto que es una locura. Solo le diría a la gente que se asegure de investigar primero y de que lo hace por las razones correctas".

"Realmente quiero mostrar a otros jóvenes que perseguir un aspecto así no es posible y puede acabar sintiéndote peor. Es una locura lo mucho que he cambiado. Aunque algunos días me despierto y me siento más cohibido ahora que antes, cuando era completamente natural", ha señalado.

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar