Buscar
Usuario

Noticias

La Sanidad andaluza tarda 2 meses en hacer una biopsia "urgente" a una enferma de cáncer

María del Carmen Gómez tenía que haberse hecho la prueba en el mes de julio. De ella depende su vida.

María del Carmen Gómez, una mujer de Gines (Sevilla), lleva desde el principio del verano esperando una biopsia de carácter "urgente" con la que poder curar el cáncer que padece.

La paciente terminó el pasado mes de mayo el tratamiento de quimioterapia indicado para el linfoma folicular que padece. Desde entonces, ha estado yendo y viniendo de Urgencias por diversas dolencias que siempre han sido diagnosticadas como "estreñimiento y ciática" a pesar del historial con el que cuenta.

Para asegurarse de que no había que continuar con los tratamientos, su médico solicitó con carácter de "urgencia" una biopsia a finales del pasado mes de junio. Descartar cualquier complicación a tiempo es un aspecto fundamental para salvar la vida de los pacientes con cáncer.

Tras dos meses, María del Carmen continúa esperando y nadie le da una solución, mientras que la gerente del Sistema Andaluz de Salud (SAS), Francisca Antón, se vanagloria de que la sanidad andaluza permite atender los procesos tumorales en un máximo de 30 días.

María del Carmen ha tenido que esperar dos meses para que la Sanidad Andaluza le practique una biopsia de la que depende su vida "María del Carmen ha tenido que esperar dos meses para que la Sanidad Andaluza le practique una biopsia de la que depende su vida"

Los colectivos en defensa de la Sanidad Pública han denunciado que la Junta presidida por Susana Díaz (PSOE) "maquilla constantemente las listas de espera". Algo que el gobierno autonómico achacó a "leyendas urbanas" (sic).

Pero la historia de María del Carmen no ha sido precisamente de una buena atención. Esta mujer de 66 años tuvo que acudir hasta en cinco ocasiones a Urgencias para que un técnico finalmente se dignase a realizarle una prueba que demostró que tenía un tumor de 20 centímetros que se estaba desplazando hacia el riñ´ón.

A pesar de "estar retorciéndose en el suelo de dolor", según ha relatado su propia hija en declaraciones al diario El Mundo, los médicos insistían en que todo se trataba de una obstrucción intestinal y un cólico nefrítico.

Tras muchas peleas, la mujer ha conseguido que le hagan la prueba, pero "aún está esperando" que alguien le de el resultado. Un resultado que es fundamental para poder luchar contra el cáncer que padece de manera efectiva.

Artículos recomendados

Comentarios