Buscar
Usuario

Noticias

El recurso de 'La Manada' acusa a los jueces de "adentrarse en una realidad imaginaria"

Los abogados de la defensa sostienen que no hay pruebas del abuso sexual y critican la presión mediática contra los condenados.

Los abogados de 'La Manada' han presentado los recursos contra la condena de nueve años por abuso sexual, en los que acusan a dos de los tres jueces de "adentrarse en una realidad imaginaria tendente a buscar una resolución que produjera satisfacción general, dando, de suyo, una respuesta a la inquietud social generada".

Agustín Martínez Becerra, que representa José Ángel Prenda, Ángel Boza, Jesús Escudero y Antonio Jesús Cabezuelo; y Jesús Pérez, encargado de la defensa del guardia civil Antonio Manuel Guerrero, han mostrado en ambos escritos su apoyo al voto particular absolutorio del juez Ricardo González, de quien valoran su capacidad para tomar esa decisión a pesar de la presión mediática y del "juicio paralelo que ha contaminado todo el proceso judicial".

El recurso presentado por Jesús Pérez va más allá y denuncia que a los integrantes de 'La Manada' "se les ha presentado como personas tan malignas que no es posible que sean inocentes, como personas que deben ser condenadas sin reparar en los pequeños detalles procedimentales que pudieran llevar a su absolución; como personas, tan culpables de por sí, ante las cuales un juicio justo solo puede ser aquel que les condene".

Los abogados defensores critican el juicio mediático al que se han visto sometidos los acusados "Los abogados defensores critican el juicio mediático al que se han visto sometidos los acusados"

La defensa no se cree la versión de la víctima

A la hora de abordar el caso, las alegaciones mantienen la misma argumentación: la versión de la víctima no es creíble y, desde luego, no es suficiente para mandar a la cárcel a 'La Manada': "La sentencia no puede apoyarse sobre la base de la mera creencia de la palabra del testigo, cual acto de fe".

Aceptando que es la única prueba acusatoria es lo contado por la chica, los abogados sostienen que, según el Tribunal Supremo, cuando una declaración es la "única o esencial prueba de cargo" debe cumplir tres parámetros: que no exista un móvil espurio o un factor que pueda generar dudas sobre su testimonio, que sea verosímil y se mantenga persistente en la incriminación con el paso del tiempo. Para Jesús Pérez y Agustín Martínez Becerra, la víctima incumple los tres supuestos.

El de la verosimilitud y la persistencia, debido a los cambios del relato de la joven desde la denuncia hasta el juicio: "Parece claro que la denuncia y todas las declaraciones testificales dibujaron en un principio una agresión sexual violenta y de características tremendas que se fueron diluyendo de manera progresiva...", comenta la defensa. 

Entre otras cosas, el recurso hace mención a que 'La Manada' no sabía si el sexo era consentido o no "Entre otras cosas, el recurso hace mención a que 'La Manada' no sabía si el sexo era consentido o no"

En cuanto al factor que pueda generar dudas sobre su testimonio, Martínez Becerra apunta al robo de 'La Manada' del móvil telefónico de la chica, donde se habían grabado las escenas sexuales: "El temor de la denunciante a que las grabaciones efectuadas pudieran ser colgadas en cualquiera de las redes sociales es comprensible. Y más aún, teniendo en consideración la catadura moral de unas personas que tras haber mantenido relaciones sexuales, sustraen el móvil de la misma. Ello hace que pudiera parecer razonable que la denunciante considerase la denuncia de unos hechos distorsionando la realidad de lo realmente ocurrido y actuase así como una forma lógica de protegerse ante semejante riesgo".

Jesús Pérez, más duro con la víctima, retoma un argumento del juez Ricardo González, que sostuvo en su momento que no se había podido demostrar el estrés postraumático de la joven. "Se ha objetivado la tendencia por parte de la evaluada a magnificar la sintomatología, sobre todo en lo referente a la sintomatología de carácter afectivo, eso significa que exagera la depresión y la ansiedad", asegura el abogado del guardia civil. 

Por último, los abogados defienden que sus clientes desconocían si la denunciante realmente quería o no mantener relaciones sexuales. "Reconoció que no hizo absolutamente nada cuando comenzaron las relaciones, limitándose a cerrar los ojos y dejándose hacer, señalando ella misma que entiende que ellos pudieron entender que quería mantener esas relaciones o no". 

Artículos recomendados

Comentarios