Buscar
Usuario

Política

Puigdemont delega en Jordi Sánchez: ¿continúa el pulso con el Estado?

El president cambia la hoja de ruta ante la imposibilidad de dirigir la Generalitat.

Tras meditar su decisión durante las últimas semanas y comentar con su entorno su intención de renunciar al cargo de president, finalmente Puigdemont ha decidido delegar las funciones de gobierno en el exlíder de la ANC, Jordi Sànchez.

Con esta decisión se descarta a la mujer que contaba con mayores papeletas, Elsa Artadi, perteneciente al círculo más cerrado del exlíder autonómico. Artadi no mantiene ninguna causa judicial abierta, por lo que contaba con el consenso de ERC y la mayor posibilidad de dirigir la Generalitat con carta blanca. Finalmente se ha descartado.

¿Por qué se produce este giro de timón?

Los Jordis continúan cumpliendo prisión preventiva "Los Jordis continúan cumpliendo prisión preventiva"

Puigdemont y su entorno quieren escenificar la dura situación judicial que mantienen los miembros destacados del procés. La cúpula se encuentra imputada por los delitos de sedición, rebelión y malversación de caudales públicos.

En el caso de Sànchez, el juez señala las reiteradas llamadas a la movilización y, sobre todo, su fotografía subido a un coche de la Policía Nacional llamando en masa a la disputa contra los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Su complicada situación judicial le llevaría a manejar las riendas de la Generalitat desde una celda en Soto del Real, lo que supone una escena inaudita durante toda nuestra democracia.

Ejercer la labor de gobierno desde la cárcel supone el mayor soplo de aire fresco para una ANC y Ómnium en constante desmovilización a la espera del desarrollo de los acontecimientos. Enarbolar el discurso de los 'presos políticos' en estas circunstancias tan delicadas facilitará la movilización de sus acólitos.

¿Y ERC?

Sànchez es el mejor candidato de consenso entre ERC y Puigdemont "Sànchez es el mejor candidato de consenso entre ERC y Puigdemont"

Las relaciones entre Puigdemont y ERC se mantenían en su peor momento a pesar de los discursos ofrecidos ante los medios de comunicación. Sànchez procede de Esquerra y es el líder de una formación vinculada al partido amarillo. Sin embargo, sus simpatías con Puigdemont y su negativa a la destitución del expresident de la Generalitat, le llevaron a integrarse en la lista electoral de Junts per Catalunya, sin abandonar su militancia en ERC.

Esta dicotomía le ha convertido ahora en el mejor candidato de consenso entre ambas formaciones, y facilitará el apoyo en la CUP, que buscaba un president que mantuviese la hoja de ruta que el soberanismo ha llevado a cabo durante el último lustro.

En ERC, además, se evita 'el mal trago' que ha supuesto ver a su líder encarcelado mientras que su antiguo socio de gobierno, Puigdemont, se mantiene en una mansión en Bruselas. El nuevo president compartirá condición con Junqueras, algo que permitirá una mayor empatía con el exvicepresident y, sobre todo, evitará que caiga en el olvido.

¿Cómo se gobernará?

Jordi Sànchez cuenta con muchas dificultades para gobernar "Jordi Sànchez cuenta con muchas dificultades para gobernar"

Este es el punto más complicado. Jordi Sànchez debería solicitar a las autoridades de Soto del Real una autorización para acudir a los plenos o los Consejos de Gobierno. Parece muy difícil que el futuro president vaya a ejercer las normales acciones de gobierno a través de un 'vis a vis' en prisión.

En el caso de que no cuente con estos permisos, el líder de ANC también podría solicitar su salida de la cárcel, puesto que se encuentra en preventiva y no cumpliendo una condena judicial. Sin embargo, la juez Carmen Lamela considera que Jordi Sànchez continuaría con sus planes en cuanto pise la calle, y no olviden la comparación con Junqueras, Forn y, sobre todo, Cuixart.

Si no consigue todas estas peticiones, a Jordi Sànchez le quedaría contar con el cargo de president pero delegando sus decisiones en el número dos, un vicepresident que debería encontrarse libre de cargas judiciales y fuera de prisión. ¿Marta Rovira? A pesar de haber sido señalada por las autoridades, cuenta con una posición idónea para manejar las riendas.

Si esto sucede, Jordi Sànchez ostentaría oficialmente el cargo de president pero, en la práctica, ejercería sus funciones de manera simbólica. Una suerte de matrioshka en la jerarquía de mandos bastante inusual.

¿Y Puigdemont?

Puigdemont tiene intención de encabezar una lista electoral si se repiten elecciones "Puigdemont tiene intención de encabezar una lista electoral si se repiten elecciones"

El plan del futuro Govern pasa por conceder a Puigdemont una especie de cargo simbólico, a modo de 'president en el exilio', que escenificará que mantiene la función de mando y que no se acata su destitución.

Aquí surge la duda de si Puigdemont 'teledirigirá' la Generalitat con un Jordi Sànchez a modo de títere o si, por el contrario, solo se dedicará a establecer unas líneas generales pero no se inmiscuirá en la función del gobierno.

En este pulso con Madrid, el expresident ya ha anunciado que volverá a encabezar la lista de su partido si se tienen que repetir las elecciones. Aunque cuesta creer que vuelva a presentarse para volver a delegar su cargo en otra persona.

¿Un cargo en Bruselas? Supondría condenar a Puigdemont al ostracismo, pero sería la única vía de mantenerse en política, evitando la acción de la Justicia y a la espera del desarrollo de las investigaciones judiciales para retornar a Barcelona en un futuro.

Artículos recomendados

Comentarios