Deberías cambiar de estropajo cada semana: acumula más bacterias que la taza del váter

Deberías cambiar de estropajo cada semana: acumula más bacterias que la taza del váter

Estas esponjas contienen hasta 50.000 millones de bacterias, más que los que podemos encontrar en la taza del váter.

Si preguntamos a la gente cuánto hace que están usando el mismo estropajo para lavar los platos y otros utensilios de cocina, muchos ni se acordarán. La mayoría de la gente los cambia cuando ve que están ya viejos y desgastados.

Si tu respuesta es que hace más de una semana, ¡cuidado!, estás lavando los cacharros con más bacterias de las que eliminas, corre al supermercado y compra un pack ahorro de estropajos porque a partir de ahora qurrás cambiarlo cada siete días.

Según un estudio realizado por científicos de la Universidad de Furtwangen (Alemania), y publicado en Scientific Reports, en el que se han analizado 14 estropajos de los que se han tomado 28 muestras, un centímetro cúbico de estas esponjas puede llegar a contener 50.000 millones de bacterias.

Los estriopajos puede contener más bacterias de las que encontramos en la taza del váter "Los estriopajos puede contener más bacterias de las que encontramos en la taza del váter"

Esto son más bacterias de las que encontramos en la taza del váter e incluso una cifra similar (en ocasiones superior) a las que se hallan en las heces.

Tras el análisis en profundidad de las muestras obtenidas, pudieron observar que había una cantidad muy superior a la esperada de bacterias de nivel de riesgo 2, que son las asociadas a enfermedades humanas pero que raramente resultan graves.

El dolor de estómago que sufrías ayer o la infección urinaria del mes pasado, una gran cantidad de enfermedades comunes podrían estar asociadas al uso de estropajos superpoblados de bacterias.

Bacterias más comunes

En las esponjas con las que fregamos la vajilla puede haber todo tipo de bacterias "En las esponjas con las que fregamos la vajilla puede haber todo tipo de bacterias"

Los autores señalan que esta investigación es "la primera caracterización y visualización comprensiva del microbioma bacterial de la esponja de cocina", es decir, que son los primeros en descubrir los patógenos encontrados en los estropajos que pueden estar perjudicándonos.

Algunas de las bacterias más comunes son la Escherichia Coli, responsable de la gastroenteritis y otras infecciones. La Klebsiella, responsable de infecciones del tracto urinario, neumonía e incluso sepsis y la Campylobacter, responsable de las intoxicaciones alimentarias.

También se han hallado evidencias de Proteus, que puede causar meningitis y otitis entre otras enfermedades, Staphylococcus, causante de diarreas y vómitos y Salmonella.

Los remedios de la abuela

Lavar los estropajos no sirve de nada "Lavar los estropajos no sirve de nada"

"Yo lavo los estropajos diariamente", "Mi madre tiene un truco infalible, sumergirlos en agua hirviendo" o "La lejía los deja como nuevos", algunos de los trucos más comunes entre la gente contraria a deshacerse de su querido estropajo.

Siento comunicar que, según el estudio, nada de esto funciona. En principio puede parecer que han quedado limpios y desinfectados pero lo único que conseguimos lavándolos es eliminar las bacterias más débiles y contribuir a la resistencia de las más fuertes, allanándoles el terreno para reproducirse.

¿Qué debemos hacer entonces? Tan sencillo como cambiar de estropajo regularmente. Aunque el estudio estime que su vida útil debería ser idealmente de siete días, no pasa nada por hacerlo cada dos semanas. Eso sí, si esperamos más, la esponja con la que lavamos los platos podría ser perfectamente, en cuanto a cantidad de bacterias, la escobilla del váter.

Comentarios