En el PP también hay 'delincuentes y pederastas', y no son pocos

En el PP también hay 'delincuentes y pederastas', y no son pocos

La diputada Ana Guarinos ha atacado a otras formaciones por acoger a "delincuentes" pero no reconoce las condenas en su partido.

La diputada popular por Castilla-La Mancha Ana Guarinos, ha sido noticia recientemente por acusar a Podemos de acoger a delincuentes y pederastas. Lejos de retractarse de sus palabras, la diputada ha reiterado las acusaciones vertidas contra la formación morada durante una rueda de prensa. También ha hecho referencia a que mirando al pasado, Pablo Iglesias hizo acusaciones similares hacia el Partido Popular.

Como propone la diputada, "tirando de hemeroteca" se pueden encontrar discursos insultantes entre las formaciones, pero también una larga lista de delincuentes vinculados a las filas del Partido Popular. Y no, no solo aparecen casos de políticos corruptos, sino de pornografía infantil, violencia y abusos sexuales.

Las perlas del PP

El caso más reciente es el de Diego Borrego, exconcejal del Partido Popular, que tras ser acusado de grabar a un hombre en un aseo público, fue detenido el pasado 3 de agosto por pornografía infantil. Los Mossos rastrearon el ordenador personal del que fuera concejal y encontraron "material comprometido", al menos dos vídeos de contenido sexual infantil.

Diego Borrego y Vicente Vilar, las joyitas del PP "Diego Borrego y Vicente Vilar, las joyitas del PP"

Otro referente en este aspecto es Benito Alonso Melgosa, exconcejal del PP de Ortuella (Vizcaya) condenado en 2003 por insinuarse a su escolta, masturbarse delante de ella e intentar que le practicara sexo oral.

Lejos de las acusaciones de acoso sexual también las hay de violación. Vicente Vilar, expresidente de la Diputación de Castellón por el PP, quien ha cumplido recientemente diez años de prisión. Fue condenado por violar y amenazar a su exmujer, entre otros delitos como robo con intimidación.

Pero sin duda, el caso más sonado fue el de Cursach, el líder empresarial de la noche en Mallorca. Una trama de drogas, corrupción y prostitución en la que se ha vinculado a más de un político de la formación popular.

En el centro de las acusaciones se situó a José María Rodríguez, expresidente del PP de Palma, y al diputado autonómico Álvaro Gijón. Ambos fueron acusados de acudir a orgías en las que varias prostitutas eran obligadas a consumir cocaína hasta la sobredosis y recibían tratos vejatorios.

Comentarios