Buscar
Usuario

Noticias

La brutal pelea entre dos Santa Claus que está revolucionando las redes

El suceso, en plena vía pública, ha dado la vuelta a todo el mundo.

La Navidad, esa época del año en la que la familia se reúne, las calles se llenan de lucecitas, nos ponemos como la 'moñoño' de dulces y todos nos queremos... pegar. No, el que escribe estas líneas no está para ingresar en la López Ibor (o sí, quien sabe), ni se refiere únicamente a la paciencia cuñadil que debemos soportar cada Nochebuena...

Mi cara al ver el cuarto de kilo

No. Nos referimos a la guerra que baja desde el mismísimo Polo Norte, el conflicto que vuela sobre reno y que promete que cada cabeza acabe 'campana sobre campana' en el hospital. ¿De qué hablamos?... ¡De la batalla entre Santa Claus y su gemelo maligno en plena vía pública!

Como podéis comprobar en las imágenes, las galletas (de jengibre, por aquello de la época), vuelan por toda la calle, mientras que los viandantes intentan calmar la situación... con poco éxito.

No queremos pensar cuántos pequeños quedarán traumatizados durante el resto de sus vidas. Al menos, sí lo hará una pequeña. ¿Por qué? ¿Qué ha sucedido con esa pobre criaturita traumatizada?

La foto de la discordia

Pues, realmente, todo comenzó cuando una niña de cinco años de Kiev (Ucrania) se acercó a un Santa Claus que se encontraba en la calle para hacerse una foto. Sin embargo, se encontró a dos (lo cual da que sospechar) y decidió elegir a uno de ellos por su forma de hablar y reír.

Después de tomarse la foto, el Santa Claus desterrado por la pequeña se enfadó y comenzó a decir de todo (menos "bonito") a su nuevo gemelo enemigo. Las palabras fueron poco a poco a más, y todo terminó a puñetazo 'limpio'.

Por si la estampa fuera poco, los dos susodichos, quizás dispuestos a robar por completo la infancia de esa pobre niña de cinco años, decidieron desprenderse de parte de su indumentaria para actuar con mayor facilidad en la batalla.

Hay que reconocer que el frío de Ucrania pone los pelos de punta, aunque viendo las imágenes, podemos concluir que ambos se fueron, coloquialmente, 'calentitos'. La niña, mientras tanto... ha visto una estampa que jamás olvidará.

Artículos recomendados

Comentarios