Buscar
Usuario

Noticias

La parricida de Girona que ahogó a su hija en la bañera no se arrepiente del crimen

La parricida de Girona ha declarado ante la juez sin ningún tipo de arrepentimiento acerca del asesinato de su hija de 10 años.

La parricida de Girona que ahogó a su hija en la bañera no se arrepiente del crimen

El lunes 30 de diciembre, una mujer fue detenida en Girona tras haber ahogado a su hija de 10 años en la bañera de su casa. La mujer se lo confesó a un periodista, alegando que "no podía criarla ella sola".

La detenida se mostró colaborativa en la reconstrucción de los hechos y declaró que primero había dado pastillas "para dormir" a la menor. Hizo que la niña ingiriera 80 pastillas antidepresivas para después sumergirla en el agua mientras estuviera dormida.

"La menor, tras beberse la medicación, entró en un profundo estado de somnolencia hasta quedarse dormida en el sofá, extremo que aprovechó la investigada para dirigirse al cuarto de baño y llenar de agua la bañera. Acto seguido, la investigada cogió a la niña en brazos y la trasladó hasta el cuarto de baño y, tras introducir a la misma en la bañera vestida, la sumergió durante 10 minutos", añade el auto de prisión.

La detenida se encuentra en prisión sin fianza y no ha mostrado arrepentimiento ante la magistrada ni durante la reconstrucción de los hechos.La fiscal ha asegurado que la acusada mostraba una "frialdad emocional terrible". Asimismo, la presunta parricida explicó que el 24 de diciembre había sido dada de alta de un centro psiquiátrico en el que había ingresado y tres días después de ello, el 27, había acudido a urgencias con ideas suicidas. Las pastillas que hizo que su hija consumiera eran las que ella toma por prescripción médica.

La mujer añadió que sabía que su familia quería quitarle la custodia de la pequeña que y su hermana había comenzado un mes antes con los trámites para incapacitarla. 

Prisión provisional comunicada y sin fianza

La parricida de Girona, en prisión provisional "La parricida de Girona, en prisión provisional"

El juzgado de Instrucción número 1 de Girona acordó el 2 de enero prisión provisional comunicada sin fianza para Maria Àngels Freixas, que tras pasar a disposición judicial ratificó sus versiones anteriores.

La mañana del día 30 compró tres cajas de Lormatazepam de 2mg, medicamento que le habría prescrito su psiquiatra. En su casa tenía otras dos. A las 11:40 recogió a su hija de mecanografía y una vez en casa disolvió 80 comprimidos (cuatro cajas) en agua, que después le dio a la niña, alegando que era "para el dolor de anginas". Tras la ingesta, la pequeña se durmió rápidamente y su madre procedió a llenar la bañera, en la que la sumergió durante unos diez minutos.  Respecto al motivo del crimen, Freixas no ha querido dar explicaciones, aunque ha admitido que "ese día lo veía negro" y que la desesperanza la llevó a hacerlo.

La investigada fue trasladada al centro penitenciario Puig de les Basses de Figueres, ya que según la médico-forense que la examinó, la acusada no presentaba alteraciones "psico-patológicas agudas".

Artículos recomendados

Comentarios