Buscar
Usuario

Noticias

El padre de la víctima del kamikaze de la M-50 se suicida tras conocer la leve sentencia del condenado

Francisco López sufría una depresión agravada por la pena de ocho años impuesta al hombre que acabó con la vida de su hijo.

El padre de la víctima del kamikaze de la M-50 se suicida tras conocer la leve sentencia del condenado El padre de la víctima del kamikaze de la M-50 se suicida tras conocer la leve sentencia del condenado

Foto: RRSS | Emergencias Madrid

Francisco López, padre de Víctor, el joven de 20 años que murió por las imprudencias del kamikaze de la M-50, Kevin Cui, se ha quitado la vida tras una larga depresión, agravada por la levedad de la sentencia contra el condenado. Este martes por la noche se ha ahorcado en una cancha de baloncesto de Rivas Vaciamadrid.

El padre de la víctima nunca pudo superar la muerte de su hijo, una circunstancia que se había visto especialmente agravada tras conocer la sentencia de ocho años de cárcel para el kamikaze, según publica El Español.

Kevin Cui, el conductor que había matado a Víctor, conducía bajo los efectos del alcohol y de forma temeraria en dirección contraria por la autopista de circunvalación cuando se produjo la muerte. Víctor, por su parte, se encontraba en esos momentos de camino al trabajo, precisamente su tercera jornada como carnicero en una gran superficie.

La víctima se encontraba dirigiéndose hacia su puesto de trabajo cuando el kamikaze empotró su coche contra el de Víctor. El impacto se produjo en el kilómetro 25 de la M-50, en dirección a Coslada. Los Bomberos de la Comunidad de Madrid tuvieron que rescatar el cuerpo del fallecido, que quedó atrapado en su interior.

Por su parte, el kamikaze sufrió un traumatismo ortopédico en el brazo y fue estabilizado y trasladado al Hospital Gregorio Marañón para ser observado. Su estado era grave, pero finalmente ha sobrevivido a la colisión, a diferencia de Víctor.

Tres delitos y "plenamente consciente" del riesgo

El horizonte judicial de Kevin Cui se despejó el pasado 30 de septiembre, cuando el jurado popular le consideró culpable por mayoría de los delitos de homicidio doloso, conducción temeraria y conducción bajo los efectos del alcohol. El tribunal, además, aplicó el atenuante de "reparación del daño" por el hecho de que Kevin Cui pagó una indemnización de 87.000 euros a la familia antes de ser condenado.

La sentencia, finalmente, se publicó el 15 de octubre. Se condenó a Cui a ocho años de prisión. Los magistrados consideraron probado que el kamikaze de la M-50 era "plenamente consciente" del riesgo para la vida que conllevaba su conducta.

Además, se le prohíbe conducir cualquier vehículo durante nueve años y debe indemnizar al padre con 100.000 euros y a la madre con 110.000 euros en concepto de responsabilidad civil. El abogado del kamikaze anunció al término del juicio que recurriría la sentencia.

Kevin Cui aseguró durante el juicio que no recordaba nada de la noche en la que acabó con la vida de Víctor. Dijo que únicamente tenía sueño y que quería volver a casa tras una noche de copas con sus amigos. Posteriormente, pidió perdón por el error cometido y aseguró que estaba totalmente arrepentido.

Artículos recomendados

Comentarios