Buscar
Usuario

Política

La OTAN pide una reacción militar contra Corea del Norte, que prepara un misil contra EEUU

El 9 de septiembre está previsto que el régimen de Pyongyang lance un misil contra la costa oeste del país norteamericano.

La escalada de tensión en la península de Corea continúa y se recrudece con nuevos actores inesperados. El último en pronunciarse ha sido la OTAN que, en vez de llamar a la calma, ha instado a los gobiernos de Estados Unidos y Corea del Sur a continuar con las maniobras militares en respuesta a las provocaciones del régimen.

La decisión de la organización extragubernamental se contradice con las expresadas por Japón o Rusia, que han intentado llamar a la paz ante la posibilidad de que estalle un conflicto bélico de consecuencias imprevisibles. La actual crisis que vive la región es la más grave desde el año 2014, cuando el Norte llegó a atacar con misiles territorio surcoreano.

"No estoy de acuerdo con sacrificar de alguna forma los entrenamientos de Estados unidos y Corea del Sur", ha asegurado la secretaria general adjunta de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Rose Eilene Gottemoeller.

La secretaria adjunta de la ONU, Rose Eilene Gottemoeller "La secretaria adjunta de la ONU, Rose Eilene Gottemoeller"

Gottemoeller considera fundamental que las potencias aliadas continúen con sus ejercicios en la región, sobre todo en una época en la que el régimen de Pyongyang está aumentando sus amenazas contra las potencias occidentales. 

Estos hechos se suman al recrudecimiento de la retórica empleada desde Washington. El anterior presidente, Barack Obama, no solía entrar en el juego de la retórica norcoreana. Por el contrario, Trump ha llegado pedir "fuego y furia" contra la única dinastía comunista de la historia.

Sin embargo, desde la OTAN urgen a desnuclearizar la península de Corea, algo difícil cuando el Norte presume de haber desarrollado una bomba termonuclear capaz de atacar América y Europa en cuestión de minutos.

Los principales aliados del Norte, Rusia y China, han instado a ambas partes a realizar una moratoria en el desarrollo del armamento nuclear y maniobras militares en la zona, con el fin de lograr una solución pacífica al conflicto.

Sin embargo, el régimen necesita transmitir entre su población la imagen de un enemigo a batir para lograr unidad y apoyo interno. Y parece que, dada la retórica de Trump, en la Casa Blanca no sienta mal tener un enemigo a batir de tales características. Estamos hablando del último bastión real de la pasada Guerra Fría.

Un misil para el próximo 9 de septiembre

Orden norcoreana que aprueba el lanzamiento del misil el próximo 9 de septiembre "Orden norcoreana que aprueba el lanzamiento del misil el próximo 9 de septiembre"

Mientras tanto, el régimen estalinista ha anunciado el lanzamiento de un misil contra la costa oeste para el próximo 9 de septiembre, tal y como adelante el diario Clarín.

El régimen presidido por Kim Jong-un tiene la intención de demostrar ante la comunidad internacional que posee la tecnología y el armamento imprescindibles para llevar a cabo una ofensiva real en contra de sus enemigos en el Norte de América.

Los misiles demuestran que el Norte es capaz de llegar en minutos hacia la zona continental de Estados Unidos. La tragedia llegaría en el caso de que se coloque sobre el artefacto una de las denominadas como bombas H que han desarrollado en los últimos años.

Esta bomba H parece que será la amenaza que el gobierno comunista utilizará durante los próximos meses para aumentar la amenaza internacional. Kim Jong-Un es conocedor de que su gobierno solo se sustenta gracias a la amenaza nuclear. Pero no se descarta que en cualquier momento pueda pasar a la acción militar real.

"Van a provocar una catástrofe"

Kim Jong-un, ante la boma termonuclear con la que amenaza a sus enemigos "Kim Jong-un, ante la boma termonuclear con la que amenaza a sus enemigos"

Las maniobras que está realizando Corea del Sur incluyen, entre otros, la simulación de disparos contra los centros de desarrollo de armamento nuclear en el Norte, una forma de evitar un futuro ataque.

Sin embargo, las consecuencias de estos hechos pueden ser imprevisibles. El estallido de una bomba como la que posee Pyongyang puede generar una temperatura similar a la del Sol.

La consiguiente liberación de material radioactivo en el medioambiente, además, puede provocar que gran parte de la región quede inhabitable durante décadas. La pérdida de vidas humanas es, además, imprevisible.

El Norte continúa amenazando a sus enemigos y ha llegado a asegurar que si Estados Unidos y Corea del Sur continúan con sus maniobras militares "van a provocar una completa catástrofe" en la región.

Artículos recomendados

Comentarios