"No somos muñecos de feria": el mundo del cosplay

"No somos muñecos de feria": el mundo del cosplay

La Madrid Games Week 2018 se llenó de cosplayers interpretando a sus personajes favoritos, y han demostrado que esto no es sólo un hobbie, es un arte.

Juegos Julio Plaza Torres Julio Plaza Torres 26 Octubre 2018 12:11

Puede ser un mundo desconocido para muchos, pero lo cierto es que el cosplay es un hobbie que cada vez tiene más adeptos, y se está convirtiendo en todo un arte. Amantes del videojuego, los cómics, el manga y el anime ven en el cosplay algo más que un disfraz: una oportunidad de dar vida a los personajes que más les gustan.

Buena muestra de ello ha sido la Madrid Games Week 2018 celebrada del jueves 18 al 21 de octubre en el IFEMA. Allí se han dado cita numerosos fanáticos de los videojuegos a probar adelantos de sus consolas favoritas y ver enriquecedoras charlas sobre esta industria.

No podían faltar, como en cualquier evento friki que se precie, los cosplayers. Los personajes de videojuegos y series abundaban el recinto y está claro que lo viven como una experiencia que sobrepasa el fanatismo.

Y es que algunos personajes, como Samus de 'Metroid', son tan complicados de hacer que requieren de conocimientos de costura, escultura, pintura y, sobre todo, habilidad. Todos los asistentes han demostrado que este mundo no es fácil, pero sin duda es muy agradecido y le aporta grandes experiencias y conocimientos.

Parte de la sociedad no entiende este hobbie

La otra parte del cosplay es la recepción. Obviamente, lo asistentes al evento están locos por hacerse fotos con los cosplays más logrados, pero quizá hay otras personas que no sólo no entienden el hobbie, sino que a veces juzgan en base a sus prejuicios.

En ocasiones, incluso dentro de su entorno más cercano, hay gente que los juzga o no entiende por qué se disfrazan de unos personajes tan estrambóticos. Para ellos, la gran mayoría de cosplayers tienen dos respuestas: porque no entiendan su hobbie no quiere decir que sea peor que otras aficciones; y animan a esa gente que no los comprende a que lo prueben porque probablemente les cambie su punto de vista.

Pero no sólo reciben rechazo de gente ajena a esta industria, sino también de gente del propio evento que, en ocasiones, no saben cómo dirigirse a ellos. Tal y como nos cuenta Ai-chan, la cosplayer caracterizada de Bowsette, en ocasiones se sienten como "muñecos de feria", pues hay personas que los trata "maniquíes" incluso dentro del propio evento. Hay gente que los fotografía incluso sin pedir permiso como si de modelos andantes se tratasen.

Comentarios