Una mujer se inserta un muelle metálico en la vagina para que actuase como anticonceptivo

Una mujer se inserta un muelle metálico en la vagina para que actuase como anticonceptivo

La mujer, de 31 años, pensó que el resorte actuaría como un DIU, pero los médicos tuvieron que cortar el objeto para extraerlo.

Una mujer de 31 años insertó un resorte metálico en su vagina creyendo que funcionaría como método anticonceptivo y lo mantuvo en el interior de su cuerpo durante aproximadamente seis meses.

La mujer, que ha preferido no ser identificada, acudió embarazada de cinco meses al hospital de Zhongshan, al sur de China, para solicitar un aborto. Sin embargo, cuando los médicos fueron a comprobar el estado de salud del bebé, hallaron el inusual objeto: un muelle de cinco centímetros de ancho atrapado dentro de su cuerpo.

Así lo ha contado el ginecólogo Fu Junhong, que trató a la mujer durante su aborto: "Durante nuestros controles, encontramos anillos alojados entre su vagina y cuello uterino: era un resorte que ya había sido envuelto por su tejido vaginal".

El procedimiento para extraer el peligroso hallazgo del cuerpo de la mujer fue complejo. Tuvo que retirarse mediante cirugía de emergencia y, además, los cirujanos se vieron obligados a usar un par de alicates para cortarlo, porque extraerlo de una sola vez se presentaba prácticamente imposible. 

La escasa educación sexual en China

Los médicos extrajeron el muelle del cuerpo de la mujer "Los médicos extrajeron el muelle del cuerpo de la mujer"

De esta forma, el resorte se cortó en siete piezas individuales, cada una de las cuales se extrajo del cuerpo del paciente en una operación que duró 40 minutos. "Ella pensó que introducir un muelle en su vagina prevendría mas embarazos. Lo encontró en el piso de su taller. Lo recogió, lo lavó y luego lo insertó", ha explicado el doctor Fu.

A pesar de lo arriesgado del método, la que es ahora madre de tres niños no sufrió ningún tipo de daño ni infecciones. De hecho, fue dada de alta del hospital poco después de su ingreso.

Las razones que llevaron a la mujer a tomar semejante decisión se desconocen hasta el momento; sin embargo, los médicos lo asocian con la evidente ausencia de educación sexual en China. Y es que si en el país es frecuente que los padres eviten sacar el tema con sus hijos, en las aulas es prácticamente inexistente. De hecho, las estadísticas revelan que los casos de VIH aumentan más de un 25% cada año en los jóvenes con edades comprendidas entre los 15 y los 24 años.

Un estudio realizado en 2015 por el Fondo de Población de la ONU apunta, además, que la primera vez que mantuvieron relaciones sexuales, mitad de los adolescentes chinos no utilizaron métodos anticonceptivos, sobre los que existe una gran desonformación en el país.

Comentarios