Buscar
Usuario

Noticias

Una mujer se presenta en el hospital por un dolor de riñón y da a luz a un bebé

A los 45 años de edad ha tenido a su tercer hijo sin haber notado durante nueves meses que se encontraba gestando una nueva vida.

Por insólito que parezca, hay veces en las que ocurren hechos extravagantes para cualquier persona acostumbrada a vivir dentro de los límites de la normalidad. Y así ocurrió en California (EEUU): una mujer de 45 años acudía al hospital por un fuerte dolor en el riñón y, tras los análisis médicos pertinentes, los doctores le diagnosticaron algo totalmente tan increíble como real: estaba embarazada desde hace varios meses. Pero no acabó ahí: los dolores eran causados porque estaba a punto de dar a luz.

Beth Clay y su marido Scott, de 51 años, todavía se encuentran asimilando una historia que los ha dejado perplejos. El pasado 15 de octubre, esta pareja acudía con normalidad a visitar al médico por lo que creían que era un dolor de riñón sin más. Para sorpresa de ambos, un nuevo ser humano estaba por nacer y llegar al mundo. Y así fue.

La madre de esta criatura no había notado los efectos colaterales que tienen que padecer todas las mujeres cuando se quedan embarazadas. Ni una sola patada, ni un solo indicio que la llevara a pensar que podía estar gestando en su interior un bebé. Es más, incluso durante el periodo de gestación, Beth había estado sometiéndose a una dieta sana que la había hecho adelgazar.

Durante los meses del embarazo no tuvo ningún síntoma y por eso no supo que tenía un bebé hasta momentos antes de dar a luz "Durante los meses del embarazo no tuvo ningún síntoma y por eso no supo que tenía un bebé hasta momentos antes de dar a luz"

La pareja de esta historia tan peculiar ya tiene dos hijos de 20 y 26 años. Por lo tanto, la protagonista de este relato ya sabía de antemano lo que era tener durante nueves meses una nueva vida en el interior de su cuerpo. Y, aún así, nada la hizo sospechar que podría estar embarazada. "El doctor estaba seguro de que el bebé estaba detrás de todas mis dolencias", confesaba Beth. Tras dar a luz, le comunicaron a su familia lo sucedido 24 horas después de asimilarlo ellos mismos.

Pese a lo impresionados que se pudieran quedar tras conocer la noticia, la madre del bebé se ve aparentemente feliz en una fotografía con el nuevo miembro en sus brazos al haber dado a luz. El tercer hijo de esta pareja es ya una realidad y su nombre quedará en la historia de los sucesos más pintorescos y hermosos que se recuerden: Liam Syder Clay.

Artículos recomendados

Comentarios