Buscar
Usuario

Vida

Una mujer de 91 años consigue acabar su doctorado después de 30 años haciendo su tesis

Su tesis se titula "Los trabajadores inmigrantes en Besançon en la segunda mitad del siglo XX" y se basó en su propia experiencia.

"Siempre hay tiempo para estudiar". En ocasiones, los jóvenes con 18 años están algo perdidos en lo que quieren hacer, no saben si hacer un grado superior, un grado medio, entrar en la universidad... Algunos no encuentran siquiera algo que realmente les apasione y presionados por la familia o amistades deciden decantarse por una carrera que no les agrada.

Por ello, a veces, hay que tener paciencia, porque siempre hay tiempo para estudiar. O si no que se lo digan a Colette Bourlier, una anciana de 91 años que se ha convertido en una de las personas más mayores de Francia en obtener un doctorado después 30 años haciendo su tesis doctoral.

Bourlier fue galardonada con un distintivo de "Bourlier fue galardonada con un distintivo de "alta condecoración""

Ella trabajó décadas en su tesis "Los trabajadores inmigrantes en Besançon en la segunda mitad del siglo XX", por la cual obtuvo la mayor distinción el martes 15 de marzo ante un jurado de la Universidad de Franche-Comte en Besancon al este de Francia. 

Colette defendió su trabajo frente a una comisión de expertos y los dejó sorprendidos por lo completo que estaba y la agudeza de sus análisis. Además, complementa la información con experiencias propias, ya que fue docente en programas de alfabetización para inmigrantes en la ciudad francesa. 

Una alumna "atípica"

"Me tomó bastante tiempo escribir la tesis porque me tomé muchos descansos", explicó Bourlier las décadas que tardó en completar su trabajo, según recoge el diario 'The Guardian'.

Su excelente trabajo e investigación fue respaldado con propias experiencias "Su excelente trabajo e investigación fue respaldado con propias experiencias"

La mujer se interesó en el doctorado después de retirarse en 1983. Normalmente, un doctorado en Francia se escribe en 3 años, pero Bourlier era "una muy atípica" estudiante, confesó su profesor, Serge Ormaux. "Ella es probablemente la única persona que conocía todos los aspectos con tal detalle y que era capaz de tejer la tesis con todos ellos. Y, además, respaldó sus conocimientos con análisis estadísticos", añade. 

Artículos recomendados

Comentarios