Buscar
Usuario

Noticias

Muere Haider, el niño de 6 años que llevaba tres días atrapado en un pozo en Afganistán

El suceso ha recordando al caso reciente de Rayan, el niño marroquí que falleció tras 100 horas también bajo un pozo.

Muere Haider, el niño de 6 años que llevaba tres días atrapado en un pozo en Afganistán

Tras tres días de rescate en Afganistán, el cuerpo de Haider, el niño de seis años que llevaba desde el pasado martes atrapado en un pozo, ha sido finalmente hallado muerto por los servicios de emergencias.

"Cuando el equipo de rescate lo sacó, estaba vivo y el equipo médico le dio oxígeno, lamentablemente murió cuando lo llevamos de la ambulancia al helicóptero", ha explicado Zabiullah Jawhar, portavoz del jefe de policía de la provincia de Zabul, a la Agencia EFE.

Haider cayó en un pozo que estaba situado al este del país el martes a mediodía. En ese momento comenzaron las labores de rescate que han conseguido llegar hasta donde se encontraba el pequeño este viernes 18 de febrero a las 10:30 horas de la mañana, aunque no han podido hacer nada por su vida.

En el rescate han trabajado tanto las autoridades de Gobierno de los talibanes, empresas de construcción así como ciudadanos de la zona. Todos ellos intentaron sortear la escasez de recursos mecánicos que han dificultado la operación.

El padre pudo hablar con él por teléfono

El padre del pequeño pudo hablar con él gracias a un teléfono móvil que pudieron hacerle llegar a Hider: "Hijo por favor no llores, te envío el teléfono y agua, por favor no llores", le dijo el padre a su hijo en esa conversación.

En las redes sociales se han publicado cientos de mensajes que comparan este caso con el caso reciente de Rayan, el niño marroquí que también quedó atrapado en un pozo y que tras 100 horas bajo tierra tampoco se pudo hacer nada por su vida una vez que fue rescatado. Además, numerosos usuarios han denunciado que la ayuda internacional no ha sido la misma.

Este suceso se produce en medio de una profunda crisis económica en Afganistán, por lo que los gobiernos provinciales tienen cada vez menos recursos para hacer frente a las emergencias o las necesidades básicas del país.

En Afganistán la mayoría de los pozos se construyen áreas rurales para hacer frente a la sequía o para cultivar amapola en zonas donde no llega el agua, lo que aumenta el riesgo de que se caigan personas o animales dentro de ellos.

Artículos recomendados

Artículos relacionados
Contenidos que te pueden interesar