Militares australianos denuncian abusos sexuales como 'rituales de iniciación'

Militares australianos denuncian abusos sexuales como 'rituales de iniciación'

Los hechos ocurrieron entre los años 60 y 80. Ahora, 111 militares a lo largo de toda Australia denuncian estas prácticas. Una comisión se encuentra investigando la polémica.

Vida Dany Blázquez Dany Blázquez 04 Julio 2016 10:00

Ocurrió entre los años sesenta y ochenta, aunque no ha salido a la luz hasta este pasado mes de junio. Cientos de adolescentes reclutados en academias militares de Australia sufrieron, supuestamente, abusos sexuales según denunciaron varias víctimas el pasado 21 de junio en una comisión de investigación.

Hasta 111 personas afirman haber sufrido estos abusos sexuales como parte de rituales de iniciación en academias de las fuerzas armadas australianas. La comisión que investiga el caso tiene carácter oficial y se encarga, desde hace años, de averiguar posibles casos de pederastia en instituciones de carácter públicas, educativas e incluso religiosas.

Militares australianos durante un desfile (imagen de archivo) "Militares australianos durante un desfile (imagen de archivo)"

Hasta ahora, estas ciento once personas ubican los abusos sexuales sufridos en dos escenarios del país. El primero, en la academia naval de Leeuwin, situado en el estado de Australia Occidental, entre 1960 y 1980; el segundo, en la escuela de aprendices del Ejército en Balcombe, entre 1970 y 1980, en Victoria, cerca de la ciudad de Melbourne.

A pesar de que las investigaciones se centran en estos dos lugares, Angus Stewart, uno de los abogados que lleva la investigación, ha reconocido que la comisión es consciente de que las violaciones fueron "una práctica sistemática y extendida en las instalaciones de formación militar del país". Incluso se sospecha que estos casos también tuvieron lugar entre los cadetes de las Fuerzas de Defensa de Australia desde 2001.

Cadetes australianos (imagen de archivo) "Cadetes australianos (imagen de archivo)"

Eran considerados "rituales de iniciación", prácticas que servían para adoctrinar, amoldar y humillar a los nuevos reclutas de la marina. Los jóvenes eran obligados a practicar sexo oral y anal, a lamer urinarios o a ser embadurnados con abrillantador de botas mediante un cepillo de púas metálicas. Los supervivientes deberán rememorar estos episodios sufridos cuando tenían alrededor de 15 o 16 años.

Las violaciones y los abusos no solo surgían como "novatadas" a los más pequeños, sino también como castigos por no cumplir las normas impuestas por los agresores. Por ejemplo, una de las víctimas afirma haber sido obligada a tener sexo anal después de escapar de intentar escapar de la academia tras sufrir varios maltratos.

Comentarios