Se opera de cataratas y le encuentran 27 lentillas incrustadas en el ojo

Se opera de cataratas y le encuentran 27 lentillas incrustadas en el ojo

Los médicos se mostraron completamente asombrados ante un hecho que no habían visto durante toda su trayectoria profesional.

Noticias Adrián Parrondo Adrián Parrondo 17 Julio 2017 11:42

"Jamás habíamos visto algo como esto". Esa ha sido la declaración de la especialista en oftalmología, Rupal Morjaria, cuando se encontró dentro de un ojo la nada desdeñable cantidad de... ¡27 lentillas! incrustadas en la córnea de la paciente.

Al parecer, la mujer había llevado lentes desechables mensuales durante 35 años, pero jamás notó molestias destacables. Algo con lo que, los especialistas, se muestran completamente sorprendidos: "Debería de haberle causado mucha irritación", han declarado a The Mirror.

Sin embargo, la paciente sí que se ha mostrado contenta con el resultado. Así lo relataba la doctora Morjaria: "Ella estaba completamente impactada. Cuando volvió a verla dos semanas después de quitarle las lentillas, aseguró que se encontraba más cómoda". Las pequeñas molestias que antes padecía las achacó a la edad y a la sequedad del ojo.

Los médicos encontraron en un principio 17 lentes de contacto, pero según avanzaba la intervención, pudieron hallar otras 10 más. Por ello, decidieron ocultar a los medios el caso que se registró en noviembre de 2016, ya que creyeron que era imposible que tal cantidad de lentes pudiesen estar en el interior de un ojo. "Pareceía una gran masa azul", ha relatado la doctora especialista.

Algunas de las lentillas halladas en el ojo de la paciente "Algunas de las lentillas halladas en el ojo de la paciente"

Ante este tipo de casos, los especialistas recomiendan realizarse una revisión de manera periódica para descartar cualquier problema médico. Y es que el uso continuado de lentillas (y siempre en el caso de que no se usen correctamente) puede derivar en complicadas infecciones que provoquen daños irreparables en el ojo o, incluso, ceguera.

Por este mismo caso, los expertos quisieron posponer la intervención de la mujer, ya que consideraban que la presencia de tantas lentes en el ojo podía provocar una infección generalizada muy peligrosa. En concreto, los médicos temían una posible endoftalmitis o inflamación del ojo.

Sin embargo, después de este susto, la paciente ya se encuentra completamente bien en su casa, a la espera de poder ser intervenida finalmente por las cataratas.

Comentarios