Maduro: "La entrevista que me hizo Évole fue completo veneno"

Maduro: "La entrevista que me hizo Évole fue completo veneno"

El presidente venezolano ha lamentado la manipulación que ha realizado la prensa española sobre la situación política en Venezuela.

Televisión 13 Noviembre 2017 11:04

La última entrega de 'Salvados' fue un completo éxito que se materializó en las audiencias: hasta un 18% de los espectadores permanecieron enganchados a la pantalla esperando a ver qué contaba el mandatario latinamericano.

El periodista hizo una dura entrevista al líder del país, aunque quiso alejarse el "sensacionalismo con el que se trata el asunto en España desde la irrupción de Podemos", tal y como reconoce la corresponsal Alicia Hernández, que firma informaciones para medios de todo el mundo: "Nadie se preocupa por entender lo que realmente pasa aquí".

Uno de los momentos de la tensa entrevista de Maduro en 'Salvados' "Uno de los momentos de la tensa entrevista de Maduro en 'Salvados'"

Por todo ello, el programa salió a la calle para conocer de primera mano la problemática del país y palpar el ambiente en el país. Lo primero que la gente afirmó es que Venezuela no es una dictadura, teniendo en cuenta que la oposición ejerce libremente su papel y ha conseguido controlar el Parlamento en unas elecciones avaladas por organizaciones como la ONU.

A renglón seguido, la gente critica la gestión de Maduro. Consideran que es un presidente "ineficiente" y que se aleja de Hugo Chávez, que generó ilusión en muchos de sus votantes. Muestra de ello es que su sucesor en el cargo tiene una paupérrima popularidad del 23%.

El problema que más preocupa es la economía: "No es normal que necesites 25 billetes para comprar un caramelo, un plato de comida", dijo una de las personas que Évole encontró en la calle. La inflación y la devaluación de la moneda está produciendo una situación que recuerda a la Alemania de entreguerras.

El diálogo con Maduro

Tras conocer de primera mano la situación de los venezolanos, Évole se decidió a entrevistarse con Maduro. Y hay que reconocer que el diálogo fue tenso. Como caracteriza al presentador de 'Salvados', la entrevista no fue precisamente un "masaje" y en más de una ocasión puso entre las cuerdas al presidente del país latinoamericano.

Tras 30 horas de espera, y sentado ante el presidente del país, Évole hizo caso de las demandas de las personas que había ido encontrando por la calle. Maduro reconoció alguna, como que la situación económica era el principal problema del país... aunque no precisamente por sus acciones: "Se ha impuesto un modelo del capitalismo rentista petrolero y el país se construyó con una economía parásita, todavía dependendemos del petróleo", reconoció Maduro.

A renglón seguido, el presidente contraatacó y mostró su sorpresa ante la capacidad de los medios españoles de "ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio": "¿Por qué esta hipersensibilidad con Venezuela de los medios españoles no es la misma que con los problemas españoles?", aseguró.

Tras culpar a la amenaza internacional, Maduro atacó a Évole y le acusó de manipulación: "¿Qué estás tratando de hacer Jordi? Lo que haces es validar en la calle con testimonios la visión de Venezuela que tienes en tu país".

Las acusaciones de manipulación continuaron posteriormente. Maduro asegura que la iluminación y la puesta en escena que impuso el periodista de La Sexta sirvieron para simular "que estábamos en Guantánamo", algo así como transmitir una imagen esperpéntica de su liderazgo.

Guerra económica y manipulación

Las alusiones a la acción de algunos países extranjeros no cesaron. "¿Por qué cree que los venezolanos tienen la sensación de que su administración es corrupta?", afirmó Évole

Maduro fue tajante: "Es un tema muy serio. Ha habido, en todos estos años de guerra económica, un aflojamiento de los resortes éticos y morales de mucha gente que ha tenido y tiene responsabilidades y posiciones de poder, algunos que en su momento fueron de mi confianza". Quizás, este último, en referencia a la fiscal exchavista Luisa Ortega, que vive en Colombia tras cambiar de postura y defender a la oposición.

También hubo mención especial a Leopoldo López, en prisión por, según la Justicia venezolana, alentar un golpe de Estado con el que derrocar al gobierno de Maduro e imponer un Ejecutivo controlado por la MUD.

López llamó a la ciudadanía a participar en las protestas contra el régimen, una postura que ha complicado su situación judicial: "Quiero que pague, pero lamento que haya provocado heridos y muertos, y haya intentado públicamente derrocar al Gobierno legítimo después de haber pasado por un proceso electoral en el que él había conseguido buenos resultados".

En este caso hubo mención especial y comparación con Cataluña, a cuenta de las acusaciones de Évole. La prensa española ha calificado a López de preso político: "Hay politicos que están en la cárcel, pero no por promover una idea, sino porque violaron las leyes, que han cometido delitos y han sido juzgados", aseguró.

También hubo referencia a las cargas policiales en contra de los manifestantes, obviando algunos atentados de la oposición, como la explosión contra una caravana de policías el pasado 31 de julio.

La segunda parte, considerada por el presidente como "puro veneno" será emitida la próxima semana y en ella se espera lo más fuerte. Entre otras, la siguiente pregunta: "¿Usted reconoce la república independiente de Cataluña?". Habrá que esperar siete días para conocer la respuesta.

Comentarios