Buscar
Usuario

Vida

La maldición de la línea 5 y los huesos emparedados: la leyenda negra del Metro de Madrid

El metro de Madrid cumple 100 años, que han estado repletos de las mejores historias de terror. Hoy te contamos algunas.

La maldición de la línea 5 y los huesos emparedados: la leyenda negra del Metro de Madrid

El 17 de octubre de 1919, el rey Alfonso XIII inauguraba el Metro de Madrid, que contaba por aquel entonces con ocho estaciones, que iban de Cuatro Caminos hasta Sol.

La infraestructura fue toda una novedad en la época, ya que se trataba del primer suburbano del mundo íntegramente eléctrico. De aquello hace ya cien años, en los que ha dado tiempo a crear innumerables leyendas e historias de terror, que quién sabe si tienen pizca de realidad.

El fantasma de Tirso

Una de las más sonadas habla de los fantasmas de Tirso de Molina. Se dice que, cuando empezaron a construir la estación (llamada, por aquel entonces, Progreso), aparecieron los huesos de los monjes que habían habitado el convento de la Merced. Cuando encontraron sus restos no supieron qué hacer y acabaron depositándolos en los andenes y recubriéndolos con azulejos. 

Los huesos de los monjes están emparedados en la estación de Tirso de Molina | Fuente: Metro de Madrid "Los huesos de los monjes están emparedados en la estación de Tirso de Molina | Fuente: Metro de Madrid"

Desde entonces, se dice que a medianoche pueden escucharse los gritos de todos los monjes que están allí enterrados.

La línea 5

Otro de los mitos del Metro de Madrid se relaciona con la línea 5, que traza su recorrido entre Alameda de Osuna y Casa de Campo. La leyenda puede recordarnos a la historia de Verónica, y es que los escritos de la capital dicen que si te sitúas en cualquier estación de esta línea y dejas pasar nueve trenes ante ti, los siguientes vagones estarán embrujados, escucharás gritos y lamentos en su interior y verás sombras muy raras.

La estación fantasma

A día de hoy, conocemos como estación fantasma a la estación de Chamberí. Sin embargo, se la reconoce con este nombre porque se cerró en 1966, ya que estaba muy cerca de otras estaciones (como Iglesia o Bilbao).

La estación de Chamberí está abierta como museo y admite visitas | Fuente: Metro de Madrid "La estación de Chamberí está abierta como museo y admite visitas | Fuente: Metro de Madrid"

Actualmente permanece abierta como museo, pero durante los más de 40 años en los que permaneció cerrada pudieron labrarse infinidad de historias. Algunos decían que cuando pasabas por el metro por aquella estación, podías ver fantasmas si te fijabas en la ventanilla, mientras que la versión más famosa habla de un crimen que sucedió durante los años 50.

La leyenda cuenta cómo un cura y una monja mantenían un romance, que descubrió una niña huérfana que estaba integrada en el colegio de la monja. Por temor a que los descubrieran, durante una excursión escolar tiraron a la niña a las vías del tren. Se dice que la niña maldijo entonces la estación, y que aparece cuando se acerca el aniversario de su muerte.

Existe un sinfín de leyendas creadas alrededor de las vías del metro de Madrid, pero si quieres sentirte aun más cerca de ellas, todavía puedes visitar la estación fantasma de Chamberí.

Artículos recomendados

Comentarios