Buscar
Usuario

Noticias

Risas, bostezos, cuchicheos... así ha actuado 'La Manada' durante el juicio

Los acusados llegaron a estar más pendientes de la manera en que le retrataban los periodistas que en lo que relataba la juez.

El juicio a los cinco miembros de 'La Manada' por cometer una presunta violación en grupo a una joven en los Sanfermines de 2016 está en su fase final. Durante las dos últimas sesiones, las puertas de los juzgados pamplonenses se han abierto tanto a la prensa como a un número determinado de personas que conforman el público. Las acusaciones y la defensa desgranarán sus conclusiones para dar por concluido este proceso el martes 28.

Durante la penúltima jornada celebrada el pasado lunes 27, los acusados acudieron bien vestidos, con jerseys que le cubrían todo el cuerpo hasta las muñecas (seguramente para tapar sus tatuajes frente a las cámaras), peinados, afeitados e incluso se pudo observar claramente el cambio físico de uno de ellos, 'El Prenda'. Este miembro era el que más sobrepeso tenía hace año y medio. Sin embargo, ahora luce más delgado, según informa el diario digital El Español.

Argumentos demoledores

Los miembros de La Manada "Los miembros de La Manada"

La expectación ante la apertura del juicio al público y medios de comunicación era máxima. Hasta 24 personas pudieron acceder para observar todo lo ocurrido. Ademas, otros 46 periodistas tuvieron la oportunidad de ver cara a cara a los presuntos violadores que han generado tanta polémica durante todo este tiempo.

Una vez dentro, los asistentes pudieron observar la vestimenta y la actitud de los cinco. Todos iban casi a juego: jerseys hasta las muñecas; camisas; pares de zapatos náuticos; afeitados y bien peinados. Así aparecieron por la puerta de la sala 102 de los Juzgados de Pamplona, la misma que conecta con los calabozos donde pernoctan desde que comenzara el juicio el pasado 13 de noviembre.

La penúltima sesión comenzó a las 10 de la mañana. Dentro de la sala, se encontraban todos los componentes de este tablero de ajedrez: tres miembros del tribunal; los abogados de la acusación y de la defensa; la fiscal; el público; los periodistas; policías forales y ellos, los presuntos violadores.

La primera en abrir esta maratoniana jornada fue la fiscal, Elena Sarasate. Durante dos horas desmenuzó todos los hechos, argumentos y presuntas actuaciones de este grupo organizado para desmontar una a una la posible defensa de 'La Manada'. Para ello, Sarasate utilizó todas las armas posibles: los informes periciales, los psicológicos, los seis vídeos de 96 segundos clave en el desarrollo del juicio, las cámaras de la calle, los indicios, los testigos que atendieron a la chica después de ser presuntamente forzada a tener sexo o el robo del móvil. Simple y llanamente, las acusaciones han sido demoledoras para la defensa de los acusados.

La fiscal mantuvo su petición de 22 años y 10 meses de prisión "La fiscal mantuvo su petición de 22 años y 10 meses de prisión"

Sarasate no cree que una chica de 18 años con un nivel de estudios alto y con una experiencia sexual "normal", accediera a mantener sexo con cinco desconocidos apenas 15 minutos después de conocerles. Además, se refirió a la llamada que hizo la víctima a un amigo (que había conocido ese mismo día y que era su contacto en las fiestas) para afirmar que ella intentó librarse de los cinco, pero que debido a la lejanía a la que se encontraba este amigo y al desconocimiento de la ciudad, no se pudo acordar dicha cita. Por todo esto, la fiscal mantuvo su petición de 22 años y diez meses de prisión para cada uno de ellos así como una indemnización de 100.000 euros a la presunta víctima.

Tras la fiscal, llegó el turno de las acusaciones particulares y populares de las administraciones públicas. Miguel Ángel Morán, abogado particular; Víctor Sarasa, Ayuntamiento de Pamplona; Ildefonso Sebastián, Gobierno de Navarra. Tanto el consistorio como el gobierno autonómico elevan la petición de pena hasta casi los 26 años de prisión y aumentan la cifra de indemnización hasta los 250.000 euros.

La actitud de 'La Manada'

La Manada mantuvo una actitud seria hasta que comenzaron a aflorar las emociones "La Manada mantuvo una actitud seria hasta que comenzaron a aflorar las emociones"

Durante los primeros instantes de esta sesión, los acusados mantuvieron un semblante serio. Sobre todo, ante la catarata de acusaciones y razonamientos bien estructurados que desgranó la fiscal. Pero, como en cualquier situación normal, los sentimientos y las emociones acabaron floreciendo en casi todos ellos.

Bostezos, manos a la cabeza, sonrisas, negaciones con la cara, cuchicheos, conversaciones fugaces con los periodistas... fueron las actitudes y emociones que más se repitieron durante toda la mañana. La evidencia del cansancio después de tantas jornadas de juicio se palpaba en sus caras.

'El Prenda' fue uno de los que más negó con la cabeza todas las acusaciones que les iban desgranando. Antonio Manuel Guerrero Escudero (el guardia civil) y Alfonso Jesús Cabezuelo (el militar) llegaron incluso a conversar con los periodistas. El motivo: se interesaron por las ilustraciones que iban dibujando dos profesionales sobre ellos y sobre algunos de los funcionarios públicos, en concreto, Guillén Zazpe, el ilustrador de El Español y Ulises Culebro, el dibujante de El Mundo. Ambos se acercan al militar y al guardia civil tras ser llamados por estos para enseñarles sus obras. Los acusados sonríen sorprendidos al verse en los libretos.

Por su parte, Ángel Boza y Jesús Escudero mostraron un semblante más serio durante la duración del juicio. Boza se encontraba sentado en un extremo, junto a sus compañeros. Tenía la mirada perdida, como si estuviera en otro planeta, ajeno a los cuchicheos, los gestos y las observaciones de los otros miembros de 'La Manada'. Quizá se deba a que este acusado no pertenecía estrictamente al grupo, sino que ese viaje a Pamplona era su 'prueba de fuego' para entrar en La Manada. Fue uno de los que habló de utilizar "burundanga" o "retinoles" para las "violaciones" en las conversaciones de WhatsApp intervenidas en la instrucción del caso. Asimismo, tenía antecedentes por conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas y negarse a realizar las pruebas ante los agentes.

El juicio a La Manada ha tenido una gran respuesta social tanto en las calles como en las redes sociales "El juicio a La Manada ha tenido una gran respuesta social tanto en las calles como en las redes sociales"

Desde las 10:00 de la mañana hasta las 16:00 de la tarde, 'La Manada' hizo frente a todas las acusaciones por parte de los abogados de la presunta víctima. Una jornada que, desde luego, nunca olvidarán. Allí escucharon cómo supuestamente actuaron: metieron a la chica con una "violencia mínima" en el portal para rodearla y violarla entre los cinco mientras se turnaban y ella mantenía una actitud pasiva para evitar males mayores.

No le preguntaron a la chica si quería mantener relaciones sexuales. Ellos mismos admitieron que no tuvieron consentimiento expreso de palabra. El vocabulario entre los acusados era de colaboración mientras que a ella le hablaban en "imperativo". Asimismo, la posibilidad de escapar era escasa puesto que el lugar era un "habitáculo" y la superioridad en número y fuerza física bloquearían cualquier intento de ella en escapar de allí. 

Durante el juicio se habló de la posibilidad de que hubieran usado 'Popper', una sustancia líquida (droga) que relaja la musculatura al olerla. Esto podría haber sido la causa de que la presunta víctima no tuviera ningún tipo de daño físico. Para los letrados de la acusación, el visionado de los vídeos es contundente y confirma todo lo que se ha ido desgranando en los últimos meses: el argumento de la chica se ha mantenido constante y apenas ha variado.

Todo esto se unirá a lo que se expondrá durante la segunda sesión abierta al público y periodistas de este juicio que llega a su final.

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados