Prisión para un guardia civil que insultó a su jefe en un partido de fútbol

Prisión para un guardia civil que insultó a su jefe en un partido de fútbol

El tribunal destaca que "la jerarquía es permanente en el ámbito militar".

Un encontronazo en un partido de fútbol le va a costar pena de cárcel a un agente de la Guardia Civil. En concreto, cuatro meses de prisión por insultar a su sargento desde la grada del estadio.

El caso se remonta a septiembre de 2014, en mitad de un encuentro de fútbol en un pabellón de la localidad orensana de Verín. La mayoría de los asistentes pertenecían al Instituto Armado.

En un momento dado, la situación se tensó especialmente. Fue entonces cuando el agente J.C.S. alentó desde el graderío a sus compañeros en el campo para que se manejaran con dureza contra el sargento.

El elevado tono de la discusión llegó a su cénit cuando el agente llegó a pedir a los contrincantes en el partido lo siguiente: "romperle las piernas, dadle duro, en la cabeza", ante la mirada de todos los presentes.

El sargento, que aparece en el auto judicial con las siglas J.A.L. se percató de la situación y se dirigió al agente para que "cesara en sus comentarios y no le faltara el respeto", aunque no tuvo efecto.

En ese momento, la respuesta de su interlocutor fue, textualmente, la siguiente: "¿Qué te pasa payaso, que eres un payaso, tienes muchos galones pero pocos cojones, sal para afuera que te voy a romper la cabeza".

El agente insultó a su jefe en mitad del encuentro (fotografía ilustrativa) "El agente insultó a su jefe en mitad del encuentro (fotografía ilustrativa)"

Sus palabras amenazantes se unieron a sus gestos. Según reza la sentencia judicial, "llegó a invadir la zona de juego en actitud amenazante y con intención agresiva". Solo la intervención del resto de agentes de la zona evitó que la discusión terminara materializándose en toda una agresión.

Durante el primer juicio del pasado mes de mayo en el Tribunal Militar Territorial Cuarto, el propio acusado reconoció los hechos y finalmente resultó condenado por un delito consumado de insulto a un superior, en su modalidad de injurias y amenazas en su presencia; reconocido en el artículo 101 del Código Penal Militar de 1985.

La sentencia recoge, además, que la "relación de jerarquía es permanente en el ámbito militar", propio de la Benemérita, "por el mero hecho de ostentar tal condición, ya se encuentren de servicio o no". No hay que olvidar que  la Guardia Civil, a todos los efectos, funciona igual que el Ejército.

A pesar de que se mantiene la sentencia de cuatro meses de prisión, el TS ha admitido la revocación de la sanción disciplinaria de cinco días en aplicación del régimen interno de la Guardia Civil.

Comentarios