Buscar
Usuario

Televisión

'Juego de Tronos': el guión original nos hubiera llevado a vivir historias muy diferentes

'Canción de Hielo y Fuego' se publicó por primera vez en 1991, y por aquel entonces ya había sufrido una gran cantidad de cambios.

Años antes de que George R. R. Martin (el autor de 'Canción de Hielo y Fuego', libros en los que se basa 'Juego de Tronos' ) publicara finalmente su novela, él ya tenía una idea de lo que iba a suceder en esta. Una idea bastante alejada de lo que finalmente ha sido. Y es que Martin es el claro ejemplo de que los personajes de las novelas acaban cobrando vida propia, y acaban indicando a los escritores por los derroteros por los que deben llevarlos.

Según una carta que Martin envió a su editor, y que la librería británica Waterstones compartió hace tiempo, su bosquejo de lo que sería su trilogía se encontraba muy alejado de lo que finalmente acabó siendo. Empezando por lo evidente: la trilogía acabó alargándose y dando lugar a una saga de un total de siete volúmenes

Los seguidores de la serie suelen prestar especial atención a un párrafo en particular, el siguiente: "Sin embargo, cinco personajes centrales sobrevivirán a los tres tomos, cambiando de niños a adultos y cambiando el mundo y a sí mismos en ese proceso. De algún modo, mi trilogía es casi una saga generacional, que cuenta las historias vitales de esos cinco personajes, tres hombres y dos mujeres. Los cinco jugadores clave son Tyrion Lannister, Daenerys Targaryen, y tres de los niños de Invernalia, Arya, Bran y el bastardo Jon Nieve". Según esto, esos cinco personajes conseguirían sobrevivir a todas las desventuras y acabarían transformándose en unos adultos (y ancianos) totalmente distintos. No obstante, que ellos sobrevivan no quiere decir que, per se, todos los demás vayan a morir. 

Es más, los cambios con respecto a la trama original son tantos que la supervivencia de estos personajes ya no está garantizada. Porque si bien la historia de Arya y Jon ha dado un giro completo, sus destinos también podrían darlo, ¿no? 

La carta tiene mucha más enjundia de la que todos analizan en un primer momento. Y es que si los pasos se hubieran ido dando tal y como Martin imaginó, el Poniente que conocemos sería otro totalmente distinto. Uno en el que la tensión entre Daenerys y Jon Nieve no nos afectaría en absoluto, sino que le prestaríamos mucha más atención a la existente entre Jon Nieve y Arya Stark. Sí, como lo leéis: estos dos estaban destinados a estar juntos, o al menos a intentarlo. ¡Pero vayamos paso a paso!

Arya, Jon Nieve y Tyrion en un triángulo amoroso

Arya y Jon Snow hubiesen vivido una historia de amor tormentosa "Arya y Jon Snow hubiesen vivido una historia de amor tormentosa"

Según contó Martin en su historia, el plan original era que Jon Nieve fuera al Muro, tal y como acabó haciendo. Pero él debía reencontrarse mucho antes de lo establecido en los libros con Bran y Arya, e incluso con Catelyn. Y es que estos tres últimos personajes se verían obligados a huir al Muro cuando Invernalia fuese tomada por las tropas de los Lannister; allí, se encontrarían con un Jon que no les puede brindar todo el apoyo que le gustaría. Porque cuando un Guardia de la Noche jura su cargo, abandona a su familia.

"Esto llevará a un amargo distanciamiento entre Jon y Bran. Arya será más indulgente... hasta que se da cuenta, con terror, que se ha enamorado de Jon, que no solo es su hermanastro, sino también un hombre de la Guardia de la Noche, con juramento de celibato.  Su pasión seguirá atormentando a Jon y a Arya durante la trilogía, hasta que se revele el secreto de la verdadera ascendencia de Jon en el último libro", explica Martin en su carta. ¿Os imagináis, por un momento, la tensión que podría haber creado esto? A los seguidores de la serie les parece impensable, pero lo cierto es que en los primeros capítulos del primer libro se puede entrever cómo el sentimiento de Arya hacia Jon va más allá de lo fraternal.

Aunque el lío no acabaría aquí, ni mucho menos. Tyrion, cuya personalidad dista bastante de la que finalmente vemos en la serie, también estaría involucrado en este extraño romance. Tyrion era un enano vengativo, cruel, oscuro, y que disfrutaba jugando al juego de tronos; pero, por circunstancias que luego explicaremos y que tienen que ver con Jaime, acabaría exiliado en el Muro, apoyando al bando contrario. Allí, se enamoraría profundamente de Arya. "Su pasión no es, por desgracia, recíproca, pero no por ello menos intensa, y todo ello llevará a una rivalidad mortal entre Tyrion y Jon Nieve", comentaba Martin en su carta.

Jaime Lannister, un Matarreyes con aspiraciones al Trono

Jaime Lannister iba a ser un personaje despiadado "Jaime Lannister iba a ser un personaje despiadado"

El Jaime Lannister que nosotros conocemos comenzó siendo una persona con un comportamiento bastante reprochable. Mas, finalmente, acabó convirtiéndose en un auténtico caballero, en un servidor del honor. 

Pero esto no era lo que Martin tenía preparado para Jaime. Él pensaba transformarlo en un personaje malvado, algo más cercano a lo que ahora mismo podría ser Cersei. Por ansias de poder, Jaime hubiera acabado eliminando a todos los que estuvieran por delante de él en la línea sucesora, independientemente de que fueran sangre de su sangre. Él debía acabar con Joffrey para acabar heredando el Trono y, posteriormente, culpar a Tyrion del asesinato. Nada de amor fraternal entre estos dos, sino más bien una relación del estilo a la que Tyrion tiene con Cersei ahora mismo.

Sansa, traidora a la sangre y madre de un Lannister

Sansa hubiese sido reina de Poniente "Sansa hubiese sido reina de Poniente"

La mayor de las hijas de los Stark ha cambiado mucho, tanto dentro de la propia serie como en los libros. Pero si tomamos como punto de partida este bosquejo que hizo Martin, el cambio es incluso mayor. 

Y es que Sansa sí llegaba a ser reina, e incluso llegaba a darle un hijo a Joffrey. Viéndose reclamada por su hijo y por su marido, llegó a rechazar todo contacto con los Stark y a auto-declararse una Lannister. Sí, se arrepintió después, pero quizás fue demasiado tarde. 

Nada que ver con lo que sucedió al final: Margaery se casó con Joffrey, no le dio ningún hijo, y Joffrey murió, sin más.

Muertes distintas, muy distintas

Robb y Catelyn Stark no hubiesen muerto en la Boda Roja "Robb y Catelyn Stark no hubiesen muerto en la Boda Roja"

La carta no fue demasiado explícita, pero sí que se dieron dos detalles fundamentales: Robb murió en batalla, y Catelyn murió más allá del muro, a manos de los Otros. Esto, por supuesto, no pudo pasar en los libros finales porque Catelyn jamás llegó a huir más allá del Muro.

En el boceto original, Ned estaba en Desembarco del Rey con Catelyn, Arya y Sansa, cuando fue acusado de traición. Es por esto que consiguió que tanto su mujer como Arya huyeran, y pudieran regresar a Invernalia.

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados