Buscar
Usuario

Noticias

Italia archiva todas las denuncias de Juana Rivas contra su expareja por "inverosímiles"

Las denuncias de Juana Rivas no fueron reales y habrían sido utilizadas para tener un pretexto y poder secuestrar a sus hijos.

Italia archiva todas las denuncias de Juana Rivas contra su expareja por "inverosímiles"

Entre 2016 y 2018, Juana Rivas interpuso un total de ocho denuncias a su expareja, Francesco Arcuri, por presuntos malos tratos de este contra los hijos de ambos. Rivas sostenía que el padre pegaba a los niños, aunque llegado a un punto, los carabinieri llegaron a pedir a los médicos del hospital de Cagliarli, al que Juana llevaba a sus hijos, que no pasaran más denuncias sin pruebas.

Y así lo ha declarado también el juez, que ha calificado las denuncias como "inverosímiles" e "inconsistentes", con ausencia total de pruebas. Asimismo, ha considerado que Juana Rivas ha utilizado a sus hijos como "escudos humanos", a los que ha sometido a una "manipulación materna" en aquel conflicto.

Rivas, además, fue condenada en España a cinco años de cárcel por haber secuestrado a sus hijos y fue separada de los niños por orden del juez de Familia italiano, que la calificó de "peligro patológico". Aquella decisión suscitó la polémica en España y provocó la indignación de muchas personas, que salieron a manifestarse en nombre de Juana ante lo que se consideró una injusticia.

Partes médicos falsos y pruebas poco creíbles

El tribunal de Cagliri ha sido el encargado de resolver el recurso de la española al archivo de la Fiscalía, que ya entonces establecía que Rivas aportaba certificados médicos "no auténticos" y pruebas "poco creíbles". Lo mismo ha certificado el magistrado italiano, que señala incluso que los Servicios Sociales de Carloforte calificaron a Arcuri como un padre muy "atento a las necesidades de sus hijos".

Según El Mundo, además, el auto señala que ninguno de los partes médicos tiene de base alguna de lesión causada por el padre y el tribunal se ha atrevido a afirmar que considera probable que Juana Rivas acusara a su expareja de malos tratos para justificar el sonado secuestro de sus hijos.

El juez recalca cómo G., el hijo mayor, habría narrado de forma inconexa al juez de Familia supuestos abusos, difíciles de creer, con la idea de defender a su madre, a la que entiende como "parte más débil" en aquel conflicto.

Funcionamiento mental patológico

Juana Rivas y su expareja, Francesco Arcuri "Juana Rivas y su expareja, Francesco Arcuri"

En el curso del pleito de la Familia por la cuestodia de los niños, el informe de la psicóloga forense Ludovica Iesu mostraba que Rivas sufre un "funcionamiento mental patológico", y que podría causar daños en sus hijos a cambio de conseguir separarles del padre.

Ella, por su parte, siempre mantuvo que Italia no se había tomado en serio su caso y que tampoco valoró la denuncia interpuesta en verano de 2016 en Granada. Sin embargo, la Justicia italiana mantiene que en aquel momento no hubo nada, sino que fue un mero instrumento que utilizó Rivas para quedarse con los niños.

La mujer llegó a pedir a los juzgados de Cagliari que se encargaran de sus hijos, que temía el peligro que suponía que estuvieran con su padre. Sin embargo, las autoridades comprobaron cada denuncia de Rivas y han concluido decretando que aquellos abusos no existieron. Ahora queda pendiente del recurso interpuesto ante el Supremo por la condena a cinco años y medio de cárcel.

Por otra parte, el letrado de Francesco Arcuri en España ha alegado "no esperar otra cosa" del juicio. "Desde España hemos aportado toda la información de las sucesivas causas y tanto la labor de Serlapo Bardi, el abogado del señor Arcuri en Italia, como la de los propios tribunales, ha sido modélica. Ahora, a ver qué imagen da España después de esto", concluyó, apuntando al recurso ya mencionado.

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados