La Generalitat coloca 27.000 interinos mientras los funcionarios por oposición abandonan

La Generalitat coloca 27.000 interinos mientras los funcionarios por oposición abandonan

9.000 personas han sido contratadas por el Govern con dinero procedente del Gobierno central y desplazando a funcionarios de carrera.

El número de empleados de la Administración pública de la Generalitat de Cataluña no ha parado de crecer desde hace unos años, alcanzando niveles críticos. Tras ello, han sido muchas las voces que acusan al Govern de haber creado puestos de trabajo por encima de sus necesidades reales, en una época de vacas flacas.

Desde el año 2014, momento en el que el expresidente del Ejecutivo catalán Artur Mas empezara a dar rienda suelta a una campaña a favor del secesionismo, 9.199 personas han conseguido un empleo en las filas públicas de la administración regional.

Según ha podido saber ABC, 26.828 interinos formarían parte de las funciones de promoción del procés propiciado por el Govern durante los últimos cinco años. Al mismo tiempo, al menos 17.226 funcionarios de carrera también habrían abandonado su cargo. Sin embargo, tras conocerse este detalle, también puede deducirse que los gabinetes instalados en el Palau de la Generalitat no han tenido reparo en disparar los gastos de personal durante más de cinco años con dinero procedente del Gobierno central. 

Este periodo también se ha visto salpicado por la polémica creada en torno a la cuestión secesionista del procés, llevada a cabo por Carles Puigdemont. El Gobierno catalán habría estado financiando todos estos procedimientos mediante el dinero del Ejecutivo central para promocionar, paradójicamente, la independencia de Cataluña. Además sus arcas han sufrido problema hace algún tiempo cuando la Generalitat tuvo que acudir al Fondo de Liquidez Autonómica, un rescate, por lo que los presupuestos cedidos por La Moncloa serían los que hoy en día permitirían a la región salir adelante.

La Generalitat también habría despedido a más de 17.000 funcionarios de carerra en los últimos cinco años "La Generalitat también habría despedido a más de 17.000 funcionarios de carerra en los últimos cinco años"

9.199 funcionarios más y una tensa situación financiera

De esta manera, la contratación de personal se coloca al frente de su actividad más reciente elevando el número exacto de funcionarios a 168.351, según datos publicados por el Govern a finales de julio de 2019. En esta cifra se incluiría el personal relativo a los departamentos de la Generalitat, entidades dependientes, Mozos de Escuadra y el servicio sanitario.

Dentro de este conjunto no entrarían los asalariados procedentes de las empresas, fundaciones y organismos que están bajo control de Torra, así como el "personal coyuntural" en el sector público regional, aunque ABC apunta a que no hay datos oficiales recientes que permitan hacer una estimación exacta de una cifra final en conjunto. 

Aún así, la abismal diferencia de contratados deja patente el objetivo de la Generalitat de hacerse con más interinos para su propio beneficio e interés. Situación que a su vez va en detrimento del personal de carrera, que habría pasado previamente con éxito un estricto examen de oposición y cuya plaza viene amparada por un control político mucho menos efectivo que el de un interino, que posee el puesto de forma temporal

Allá por 2014, Artur Mas no solo inició la cuestión independentista, sino que dio el primer paso en la contratación masiva de personal público en la Generalitat "Allá por 2014, Artur Mas no solo inició la cuestión independentista, sino que dio el primer paso en la contratación masiva de personal público en la Generalitat"

Por esta razón, en lo que a la ampliación de plantilla se refiere, se estima que los gastos procedentes del ejercicio del Gobierno catalán ascederán a los 13.000 millones de euros, a diferencia de los 10.342 millones invertidos en 2014. Se calcula que el coste anual por la contratación de personal en el sector público se eleverá en 2.300 millones de euros.

La cifra es realmente superior a la necesidad directa del Gobierno catalán presidido por Quim Torra, dejando un incremento de de un 20%, proporcionalmente inverso al lento crecimiento de la población catalana, con tan solo un 2% más en todo este tiempo.

El ejercicio de la actividad política separatista de Mas, Puigdemont y Torra se constata como eficaz en lo que a la contratación de personal con dinero público se refiere, sin dejar a un lado el hecho de que el dinero empleado para mantenerlos como asalariados procede del rescate financiero llevado a cabo por los gobiernos de Rajoy y Pedro Sánchez.

El Govern guarda en sus filas más de 452 cargos políticos, 83 más que cuando la antigua Convergencia del exdirigente catalán inició su andadura independentista. Desafortunadamente, la región sigue bajo números rojos y su déficit sigue aumentando, generando una deuda que ha alcanzado ya los 80.000 millones de euros. 

Comentarios