Buscar
Usuario

Política

La inteligencia ucraniana: "Putin tiene cáncer en la sangre y será depuesto en la segunda quincena de agosto"

El general Kyrylo Budanov, responsable de la inteligencia ucraniana, señala mediados de agosto como posible punto de inflexión en la Presidencia rusa.

La inteligencia ucraniana: "Putin tiene cáncer en la sangre y será depuesto en la segunda quincena de agosto" La inteligencia ucraniana: "Putin tiene cáncer en la sangre y será depuesto en la segunda quincena de agosto"

Foto: Captura | Sky News

El general de división Kyrylo Budanov, responsable del espionaje de Ucrania, ha afirmado que se ha puesto en marcha un golpe de Estado para derrocar a Vladímir Putin del poder en Rusia y que Moscú perderá la guerra a finales de este año.

En una entrevista con Sky News, Budanov ha afirmado que a finales de verano se producirá un punto de inflexión que terminará con el final de la presidencia de Vladímir Putin: "Será en la segunda quincena de agosto", ha afirmado.

La salida de Putin supondrá un cambio radical en la invasión de Ucrania. Budanov asegura que a finales de año habrán acabado los combates y "renovaremos el poder ucraniano en todos nuestros territorios". El jefe de la inteligencia militar ucraniana no desveló el origen de su información, pero en el país consideran que su optimismo puede estar fundamentado en una base más o menos sólida porque fue uno de los pocos funcionarios que advirtió de las intenciones del ejército ruso de cruzar sus fronteras para apoderarse del país.

Las enfermedades de Putin

El general se ha mostrado muy crítico con las fuerzas rusas, a las que ha calificado como "una horda de personas con armas" y ha calificado de "mito" el tan citado poder militar ruso. Además, ha apelado al estado de salud de Vladímir Putin, del que ha afirmado que se encuentra en "un estado psicológico y físico muy malo", debido al cáncer y otras enfermedades que supuestamente padece.

Su imagen ha cambiado notablemente. Algo que se aprecia en un rostro más hinchado, que podría ser un efecto secundario de la ingesta de esteroides para tratar patologías como el cáncer, problemas de espalda o Parkinson.

Los problemas de movilidad que se han apreciado en algunas de sus apariciones públicas, como cuando tuvo dificultades para bajar un tramo de escaleras después de un discurso a favor de la invasión de Ucrania o cuando le temblaba la mano derecha, pueden responder a un cáncer en la sangre, como el linfoma o el mieloma, que pueden provocar serios problemas óseos en la columna vertebral. Estas enfermedades pueden tratarse con esteroides, lo que justificaría que su rostro se encuentre más hinchado de lo habitual.

Todo ello se une a las normas estrictamente rigurosas que ha impuesto el Kremlin durante algunas reuniones, que podrían estar relacionadas con un posible debilitamiento de su sistema inmune y su miedo a contagiarse de coronavirus.

Un oligarca ruso llamado Yuri habló recientemente con la revista New Lines y dijo que el mandatario sufría problemas en la parte inferior de la espalda. También se ha apuntado a la posibilidad de que el presidente ruso pudiera padecer Parkinson.

Para aumentar todos estos comentarios, el pasado miércoles Putin no acudió al partido anual de hockey sobre hielo en el que se convierte en protagonista todos los años. Es la segunda ocasión en la que se ausenta desde 2012, la primera fue por motivos de salud.

Los rumores han llegado hasta tal punto que el jueves ya se hablaba de que el Kremlin tiene preparados a varios dobles de cuerpo del presidente para hacer apariciones públicas mientras el presidente se sometía a una cirugía urgente que le mantendría ausente durante varios días.

Artículos recomendados

Comentarios