5 hackeos históricos para recordarte que ni tu Facebook es seguro

5 hackeos históricos para recordarte que ni tu Facebook es seguro

Resulta sorprendente la de grandes imperios que se pueden echar abajo desde una mesa de escritorio, pero recuerda: hackear para robar no es divertido.

Tecnología Sara Menéndez Espina Sara Menéndez Espina 19 Marzo 2015 13:06

Quien esté un poco al día de las noticias de tecnología, o incluso simplemente por ver el telediario, está más que familiarizado con los ataques de hackers a diferentes órganos, empresas y otras páginas web. Escándalos por robos de cuentas personales, filtraciones de lo más comprometidas, e incluso denuncia social son nuevos fenómenos que ocurren con frecuencia, incluso cada vez se están encontrando más usos a este tipo de acciones, no todas buenas, no todas malas.

Lo más sorprendente de los ataques informáticos es que, a lo largo de las últimas décadas, hemos sido testigos de cómo diferentes personas, ya sea en oficinas o desde sus casas se han colado en lugares donde físicamente sería imposible. Incluso las agencias de inteligencia más seguras y sofisticadas del mundo han sido debilitadas con un teclado de ordenador. Las guerras tienen actualmente casi más presencia online que en la línea de fuego. Parece que, cada vez más, la información tiene más poder que las armas nucleares.

Después de esta breve pero nunca despreciable reflexión sobre las implicaciones de los ataques informáticos, os enseñamos algunos de los hackeos más sonados que han tenido lugar en las últimas dos décadas. Algunos por sus víctimas, otros por su mensaje, y otros por sus creadores, se trata de ataques realmente sorprendentes.

1 Un adolescente accede al software de la NASA

El desaparecido Jonathan James, víctima de los de siempre "El desaparecido Jonathan James, víctima de los de siempre"

En 1999 un joven de 16 años fue capaz de pasar dos barreras inquebrantables de los Estados Unidos. Jonathan James consiguió acceder a los datos de la NASA y de la Agencia para la Reducción de Amenaza de la Defensa (DTRA), perteneciente al Departamento de Defensa de Estados Unidos. Era un joven aficionado a la informática cuyos ataques, tal y como declaraba él mismo, suponían una simple diversión para él, era un reto ver hasta dónde llegaban sus límites.

De la DTRA accedió a los datos de algunos de sus empleados, y de la NASA consiguió obtener un software que, en palabras del Departamento de Defensa "mantenía las condiciones físicas de la Estación Espacial Internacional, incluyendo el control de la temperatura y la humedad en los espacios habitables" y cuyo valor ascendía a los 1,7 millones de dólares. A causa del ataque, la NASA tuvo que paralizar su actividad en red durante 21 días, lo que le supuso una pérdida de más de 40 millones de dólares.

James fue condenado a 6 meses de arresto domiciliario y tenía prohibido utilizar ordenadores con fines recreativos, además de tener que enviar una carta de disculpa a sus dos víctimas, o sea, la clásica reprimenda de la abuela. Después pasó 6 meses en prisión, convirtiéndose en el hacker más joven enviado a prisión, esto fue en el año 2000.

Años después, en 2008 se suicidó en su casa tras escribir una carta explicando que el FBI quería hacerle culpable de unos ataques similares de los que aseguraba ser inocente; querían utilizarlo como chivo expiatorio y, ante la impotencia, decidió quitarse la vida. Luego pensamos que se exagera con los organismos americanos, pero es que siempre están metidos en los temas más turbios...

2 Anonymous declara la guerra a Israel

A ver a quién lanzáis bombas ahora "A ver a quién lanzáis bombas ahora"

Realmente, el colectivo Anonymous, al cual no llamaremos organización debido a su impresionante manera de trabajar y organizarse, bien merece un repaso propio a sus ataques informáticos. Saben a quién van, cuándo y por qué, generalmente como manera de denuncia social, razón por la cual se han ganado la simpatía del ciudadano de a pie, llevando a su máximo exponente el término hacktivismo. Vamos, que son los Pablo Iglesias virtuales.

En 2014 Anonymous anunciaba que el día 7 de abril de ese mismo año iniciarían una serie de ataques informáticos sobre Israel, a fin de "interrumpir y borrar a Israel del ciberespacio" por los crímenes de estado cometidos contra Gaza. Esta iniciativa formaba parte de la operación OpIsrael, que comenzó a finales de 2012, cuando el grupo hizo público su descontento después de que Israel amenazara con cortar toda conexión a internet y todo tipo de telecomunicaciones en el territorio Palestino.

Lo sorprendente es que entre las web a las que atacó el colectivo de hackers se encontraba la del Mosad, el Instituto de Inteligencia y Operaciones Especiales de Israel, es decir, la agencia encargada de convertir ese país en guerra en uno de los más seguros del mundo. Sin embargo, los ataques de Anonymous parecen estar por encima de cualquier guerra y de cualquier centro nacional de inteligencia. Lo siento, chicos, el Krav Maga no puede con esta amenaza, y darle una patada voladora a vuestro PC no va a arreglar las cosas.

3 Vengando a Megaupload

Que nos dejen sin casas, pero no sin porno, por favor "Que nos dejen sin casas, pero no sin porno, por favor"

Volvemos a hacer referencia a Anoynmous por lo ya explicado, sus ataques tiene cabida en un artículo exclusivo, por ello también comentaremos este movimiento de apoyo al libre intercambio de contenidos. Uno de los hitos para los usuarios de internet en los últimos años ha sido el cierre de Megaupload por parte del FBI. Verdaderamente, era el más popular de todos los gestores de descargas (aunque aún no entendemos por qué su vuelta como Mega no tuvo el mismo uso masivo), y Anonymous no dudó en hacer frente a esta lucha contra el intercambio libre de contenidos.

Perpetró, así, el ataque más grande conocido hasta la fecha por el grupo, en el que participaron más de 5 mil hackers de todo el mundo. ¿Las víctimas? Desde la web del FBI, la del Departamento de Justicia de Estados Unidos, la del sello musical Universal, pasando por otro grupo de webs de empresas de la industria del cine y la música, otras de plataformas de lucha contra las descargas en internet, hasta la de la mismísima Casa Blanca.

España no fue menos, a la página oficial de la Sociedad General de Autores Españoles (SGAE) también se le vino abajo el servidor por culpa de este ataque, y es que la SGAE llevaba mucho tiempo tensando la cuerda de los usuarios de... todo.

4 El hackeo de Sony, no el de PlayStation, el de las películas

Kim Jong-un después de ver la última de Brad Pitt

El caso de la filtración de las películas, y demás información comprometida, de la productora Sony ha sido muy sonado. No es de extrañar, nunca antes habíamos asistido a semejantes secretos de la industria del cine, y mucho menos a películas aún sin estrenar.

'Corazones de acero', 'Siempre Alice', 'Annie' o 'Mr. Turner' fueron algunas de las películas filtradas a la red por los hackers antes de su estreno. Además, se desvelaron los sueldos de algunos directivos de la productora, y también el de algunos actores. Emails bochornosos (como los intercambiados entre dos directivos que se reían con chistes racistas diciendo si a Barack Obama le había gustado 'Django desencadenado', 'El Mayordomo' o '12 años de esclavitud'), o las actrices candidatas a protagonizar la hablada versión en femenino de 'Los Cazafantasmas'.

¿Los culpables? Se hacen llamar Guardians Of Peace o GOP (Guardianes de la Paz, un nombre que no nos dice nada), pero no se sabe su procedencia. La sospecha oficial ha sido Corea del Norte, pues parece que el desencadenante de este ataque fue la película 'The Interview', que es una constante parodia hacia el líder norcoreano. El país ha desmentido la autoría de los hechos, aunque en ningún momento han ocultado su descontento con la película (la califican de terrorismo, pero por lo menos no se han liado a tiros con nadie), y han declarado que seguramente haya sido algún simpatizante de su causa. Hay quienes, atando cabos, no encuentran en el ataque un modus operandi propio del país de Kim Jong-un, vaya que a él le va más lo de calmar su rabia fusilando a alguien, o enviando nuevas amenazas de misiles nucleares.

Si no ha sido Corea del Norte, y creemos que Cao de Benós no tiene tiempo para aprender a hackear mientras vigila si los españoles que visitan Corea son espías, ¿quién fue? También se sospechó de China, o simplemente un grupo anónimo que, efectivamente, se ha sentido disgustado con la película, pero que no tienen relación con ningún gobierno. Por si acaso, Obama después dejó a Corea del Norte un tiempo sin internet, bueno, a parte del país, porque los ciudadanos utilizan una intranet para acceder sólo a webs donde se hable bien del líder supremo.

5 Michael Calce, otro adolescente con ganas de adrenalina

Michael Calce se ríe de la confianza con la que compartimos nuestros datos en Facebook "Michael Calce se ríe de la confianza con la que compartimos nuestros datos en Facebook"

Se nota que en los años noventa no existía YouPorn ni Gran Hermano, porque los adolescentes se dedicaban a hacer pequeñas maldades, pero maldades muy diferentes. Después del caso de Jonathan James, ahora hacemos referencia a un chico de 15 años que en el año 2000 tiró abajo, mediante el método DDos o de ataque de denegación de servicio (empleado en muchos de los ataques de Anonymous), algunas de las páginas webs con más tráfico de Estados Unidos. Comenzó el 7 de febrero con Yahoo!, y continuó las semanas siguientes con eBay, Amazon, CNN.com y E-Trade.

Llevaba el sobrenombre de Mafiaboy (¡Guau!), y realmente su hazaña fue épica. ¿Su sentencia de muerte? Ser muy listo para unas cosas pero "mu tonto" para otras: el hacker comentó sus ataques en un chat, seguramente le estuviera diciendo a sus amigos lo guay que era, y por ello fue pillado. No esperaba que le rastrearan por su propio medio: el ordenador. Dieron con él y se declaró culpable, y le fueron atribuidos nada más y nada menos que 56 cargos, poco más y lo acusan de matar a Kennnedy. Pasó ocho meses en una casa de rehabilitación para jóvenes y un año en libertad condicional.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados