Un fisioculturista ruso se inyecta litros de aceite en los brazos para ser como Popeye

Un fisioculturista ruso se inyecta litros de aceite en los brazos para ser como Popeye

Inyectarse esta sustancia acarrea problemas pulmonares, en los nervios y hasta ataques al corazón.

Vida Víctor Mopez Víctor Mopez 14 Noviembre 2017 12:24

La obsesión por el culto al cuerpo puede sobrepasar todos los límites. La extrema delgadez o el afán por tener el cuerpo más musculado pueden llevar a cometer verdaderas locuras que dan como resultado problemas de salud. 

Desde Rusia hemos conocido el caso de Kirill Tereshin, un joven fisioculturista de 21 años. Es una auténtica celebridad en las redes sociales, acumulando casi 40.000 seguidores en Instagram. Sin embargo, lo que más recibe son críticas por sus prácticas poco deportivas para conseguir masa muscular.

Una publicación compartida de k1rya26rus (@s_1_a_c_k_3_r) el

A lo largo de sus publicaciones puede verse que el oriundo de Pyatigorsk tiene unos brazos exageradamente hinchados. El joven los aumenta día a día inyectándose Synthol,  un aceite que sobrevuela en el ambiente del culturismo. "Para alcanzar un gran tamaño necesitas inyectarte litros en los brazos", reconoció en The Sun, presumiento de una circunferencia que alcanza los 60 centímetros.

"Cuando lo estaba haciendo, tuve una fiebre cerca de 40 grados, estaba tirado en la cama, sintiendo que me moría, pero entonces todo mejoró", ha explicado Tereshin acerca de lo que le ocurría las primeras veces en las que se inyectaba el líquido en los brazos. 

Consecuencias que acarrea su consumo

El producto, que no es ilegal y puede comprarse de diferentes maneras, se compone en un 85% de aceite, en un 7,5% de lidocaína y en otro 7,5% de alcohol. En las competiciones de fisioculturismo se usa para abrillantar el cuerpo del competidor antes de salir a escena.

?? ??? ? ??????? ? 56 ???????? ?????? ????.

Una publicación compartida de k1rya26rus (@s_1_a_c_k_3_r) el

Sin embargo, algunos optan por inyectárselo para aumentar el tamaño de sus músculos a pesar de las consecuencias que acarrea su consumo: problemas pulmonares, daño en los nervios y hasta ataques de corazón. Inyectándose esta sustancia tan solo se aumenta el tamaño de los músculos en muy poco tiempo, pero no aumenta la fuerza.

Comentarios