Buscar
Usuario

Vida

Así afectan los fenómenos naturales a tu deseo sexual

Los cambios climáticos provocan cambios en nuestra producción de hormonas y en nuestro ánimo, lo que puede hacer que aumente nuestra libido.

El cuerpo humano es una máquina incontrolable. Y es que nuestras sensaciones, nuestro ánimo o incluso nuestros deseos son incontrolables en ocasiones. Ya se sabe de sobra que existen varios alimentos afrodisiacos que favorecen el aumento de nuestro libido, pero parece que todavía seguimos siendo muy animales, ya que los cambios climáticos también aumentan o disminuyen nuestro deseo sexual.

Así lo confirma Héctor Galván, director clínico del Instituto de Madrid de Psicología, que afirma que el tópico de que la primavera (y el verano) la sangre altera es cierto: "Estas estaciones traen consigo un aumento de las horas de luz. Y cuando esto ocurre aparece en nosotros una mayor secreción de Vitamina D, de endorfinas y de serotonina. Esto influye sobre nuestra predisposición sexual". Además, también se produce una disminución de melatonina, lo que "origina un estado eufórico que no es más que la elevación del impulso erótico y el apetito sexual", según la Organización Mundial de la Salud.

La temperatura también afecta, influyendo de forma diferente en hombres y mujeres. "Las estaciones más cálidas aumentan la producción de una hormona masculina muy asociada al deseo sexual como es la testosterona. Y por otro lado, se produce en las mujeres una mayor producción de estrógenos y de progesterona, correlacionados con la libido. El aumento o descenso de las horas de luz nos afecta a todos, pero los procesos químicos, y los estados emocionales, pueden ser diferentes según nuestro sexo", explica Héctor Galván.

Los meses cálidos aumentan nuestro deseo sexual "Los meses cálidos aumentan nuestro deseo sexual"

El invierno, en contraposición al aumento de temperaturas, minimiza el deseo sexual. "Debemos tener en cuenta que al tener menor luz solar, la producción de serotonina es menor y la melanina aumenta, produciéndonos mayor sensación de sueño y cansancio, factores que modifican nuestro deseo sexual. Además, en épocas de frío solemos tener menos ganas de hacer cosas. (...) Pero esto no significa que durante el invierno no vayamos a tener deseo sexual. Simplemente es un factor que podría influir", explica el investigador.

Otro elemento que afecta a nuestra libido es la Luna. Tal y como afirman numerosos astrólogos, la Luna está relacionada con la menstruación, provoca alteraciones hormonales y la luna llena aumenta un 30% el deseo sexual en las mujeres.

Raúl Padilla, sexólogo y director del centro Psicantropía, afirma que "la Luna incide en el estado anímico de las personas. De esta manera, si afecta de forma expansiva a su estado anímico, probablemente esté más sexual, pero si anula su sentido del humor y le agria el carácter lo estará menos. Hay personas más lunáticas que otras. Los astrólogos suelen señalar a los nacidos bajo el signo de escorpio como los más irascibles y a los nacidos bajo el signo de cáncer como los más lunáticos. La ciencia aún está en pañales para explicar muchos fenómenos".

La luna influye en nuestra vida sexual "La luna influye en nuestra vida sexual"

Atención a nuestros cambios hormonales

Héctor Galvan, no obstante, cataloga todas estas afirmaciones como pseudociencias, y achaca fenómenos astrofísicos como los eclipses a su relación con "mitos y leyendas relacionados con el deseo, la pasión e incluso la fecundación, pero no hay estudios reconocidos por la comunidad científica" que avalen estas teorías.

Además, el director clínico avisa sobre la importancia de controlar estos cambios hormonales: "Independientemente de las estaciones, del calor, del frío y de los demás factores medioambientales, si tu libido varía drásticamente y esto afecta a tu pareja o a tu bienestar, lo más recomendable es acudir a un profesional para descartar causas orgánicas y analizar si sufres algún problema psicológico".

Artículos recomendados

Comentarios