Buscar
Usuario

Televisión

La falsa beneficencia de Cárdenas: rifó su casa para "ayudar a una niña" y solo donó un cuarto

Javier Cárdenas decidió ayudar a la familia de Mara, una niña con una enfermedad rara, aunque podría haber sido una falsa beneficiencia.

La falsa beneficencia de Cárdenas: rifó su casa para "ayudar a una niña" y solo donó un cuarto

Mara es una niña de 16 años que tiene una enfermedad rara, el síndrome Idic15, una alteración cromosómica que le provoca epilepsia y discapacidad grave. Con 36 años,  su padre decidió comenzar a estudiar Medicina para intentar comprender qué le pasaba y, cuando tenía 42, su historia salió en El Mundo. Tras ello, su problema ganó repercusión en los medios y finalmente los hechos llegaron a Javier Cárdenas, que posteriormente decidió involucrarse.

"Contactó conmigo y dijo: voy a sortear esta casa que tengo porque debo hacer algo por la humanidad", contó Miguel Ángel Orquín, padre de Mara, según informa El Diario. "Le llegamos al corazón. A veces la vida te sorprende con estas respuestas de gente que no te conoce absolutamente de nada".

Las primeras mentiras

Antes de que empezara la promoción, se constituyó Zaragoza Great Chance S.L, la empresa que ejecutaría la rifa. Fue creada por Alejandro Muñoz Basols, conocido de Cárdenas que además ya había realizado otros sorteos con él. 

Muñoz creó la sociedad el 4 de agosto de 2016. Un mes después se efectuó una compraventa de participaciones sociales; la sociedad pasó a tener socios que entraron como accionistas. Muñoz era entonces titular de 750 participaciones y Carlos Mariñosa, otro de sus socios, de otras 750.  Las 1.500 restantes, es decir, el 50%, recaían en Cárdenas.

No obstante, tanto Cárdenas como Muñoz lo han negado. "Nada tiene que ver Javier Cárdenas con todo esto. Lo que él hizo fue donar la vivienda, tal y como se comprometió, y encargarnos a nosotros, como expertos en temas de juego, la gestión de la rifa", aseguró el zaragozano en su primera versión. Sin embargo, los documentos oficiales no coinciden con su versión y muestran que sí tenía que ver y que, además, era el accionista mayoritario de la sociedad. 

Tras ello, los abogados explicaron que Cárdenas había transferido 38.000 euros en el momento de la constitución "para iniciar el proyecto". "Tirando de memoria y revisada la poca documentación que guardo, sí es cierto que se hizo una compraventa de participaciones de la sociedad en la que Javier entró como socio porque previamente hizo una aportación, dado que los socios no teníamos suficiente dinero para iniciar el proyecto", alegó posteriormente Muñoz. Según ambos, la idea era devolverle los 38.000 euros mediante dividendos.

"Hola, soy Javier Cárdenas y quería hablarte sobre Mara, que tiene una enfermedad rara, extraña, llamada Idic15. Es tan rara que no tiene ni nombre", explicaba en su primer vídeo promocional.

"Su padre decidió estudiar Medicina y lo consiguió siendo ya bastante mayor. Hoy te quiero decir que yo sorteo mi segunda residencia. Yo puedo vivir sin ella, pero Mara no puede vivir sin ayuda. Hemos creado una web donde vas a encontrar toda la información. Verás que por diez euros puedes ganar una casa y una plaza de parking. Rodeada de viñedos. Como te decía, yo puedo vivir sin esa casa, pero Mara no puede vivir sin ayuda. Hoy es ella, mañana pueden ser nuestros hijos, sobrinos, nietos. Ayudemos a Mara. Recuerda: no es por el premio, no es por la casa que yo sorteo, es por ayudar a tanta gente que sufren enfermedades raras. Gracias".

El premio, una casa de 69 metros cuadrados

Cárdenas comenzó a promocionar el concurso en su programa, Hora Punta, el 15 de noviembre de 2016. Llevó a Miguel Ángel Orquín, al que dedicó una entrevista de unos cinco minutos, y puso un rótulo con la web en la que se podían adquirir las papeletas. Asimismo, también publicitó la historia en su matinal de la radio. Una maquinaria similar al de otras rifas, pero con una publicidad impresionante. 

Todo aquel que quisiera participar tendría que comprar su papeleta por diez euros, y el ganador sería el número que coincidiera con el gordo de Navidad. Si la papeleta no se vendía, el premio volvería a manos del presentador. El ganador recibiría una casa de 69 metros cuadrados (59 útiles) y dos habitaciones en la localidad de El Pla del Penedès.

"Tener este piso, con todos esos viñedos delante de mí, es algo que siempre había soñado. ¿Puedo prescindir de esto? Yo, sí. Pero, ¿puede Mara vivir sin ayuda? No"alegaba en la web.

La vivienda aparecía valorada en 139.000 euros, más los 21.000 de la plaza de garaje y 8.000 de cheque regalo para muebles y el hacerse cargo de los impuestos. En total, el premio comprendía unos 200.000 euros.

Hacienda permite al organizador vender papeletas por hasta cinco veces el valor del premio, por lo que Great Chance S.L emitió cien mil boletos por valor de diez euros cada uno, es decir, un millón de euros. La cifra concreta de cuántos vendieron no llegó a darse en su momento, aunque un artículo del Heraldo de Aragón mencionaba a "más de 40.000 participantes",lo que serían unos 400.000 euros.

No obstante, Cárdenas habría asegurado que si no se llegaba a los 123.000 euros, el resto lo cubriría él. "A principios de diciembre, Javier me llamó y me dijo que no llevaban recaudados ni 75.000 euros", recuerda el padre de Mara. "Me dijo: no llegamos, pero tranquilo que si no lo pongo de mi bolsillo. Y al día siguiente del sorteo, la Universidad lo tenía ingresado". Una recaudación exitosa

Los beneficios

La sociedad estableció como gastos los 123.000 euros donados a la Universidad y otros 260.535 de gastos de explotación, que habrían sido utilizados para pagar "impuestos, trámites, gestiones y publicidad", a pesar de que las acciones publicitarias consistieron en crear una página web y redes sociales.

Por tanto, al haber descontado esos gastos, Great Chance habría ganado 157.227 euros en 2016, y según sus cuentas habría repartido ese mismo año un dividendo de 60.000 euros entre los tres accionistas. El resto se quedaría en la compañía, que fue disuelta en enero de 2018. En el registro mercantil no están presentadas las cuentas de 2017 ni las del año de disolución de la empresa, aunque no consta que la empresa organizara ninguna otra rifa más.

No obstante, si los beneficios se hubieran repartido de forma proporcional según las participaciones de cada accionista, Cárdenas se habría hecho con la mitad del total. Sin embargo, según las versiones de los abogados, el presentador solo habría cobrado 38.000 euros en dividendos, lo que aportó para la iniciación del proyecto.

Incluso Cárdenas se negó a contestar acerca de las cifras, ya que interpuso una demanda contra eldiario.es e Ignacio Escolar, su director. "Desestimo hablar para vosotros, ya que por desgracia TODOS sabemos que intentaréis hacer daño en lugar de buscar lo bonito de la historia".

Muñoz, por su parte, asegura que la rifa no fue solidaria (aunque consta como una "rifa benéfica" en la autorización de Hacienda) y que pagaron el 20% de impuestos del juego (108.000 euros) en vez del 7% (37.882 euros).

Cárdenas negó haber montado el sorteo para hacer negocio. "Si yo hubiese querido hacer dinero, cosa que no he hecho en absoluto, lo hubiese hecho a través de una fundación. Me hubiese ahorrado un montón", alegó. "Yo tuve que pagar por sortear mi piso. Di mi piso y encima pagué a Hacienda".

"He pagado la plusvalía del piso (70.000 euros) porque Hacienda no entiende de si eres solidario o no". Sin embargo, eldiario.es declaró que si realmente la casa se hubiera valorado en 139.000 euros, la plusvalía municipal no podría superar los 6.000.

La investigación pudo llevarse a cabo

El conocido presentador rifó la vivienda apelando siempre ala enfermedad de la niña "El conocido presentador rifó la vivienda apelando siempre ala enfermedad de la niña"

Independientemente de ello, los 123.000 euros que prometió llegaron a la Universidad de Valencia. "Su gesto fue una pasada. Yo no me lo creía", declaró Eulalia Alonso, la directora de la investigación. "Estaba todo el mundo de vacaciones y me costó gestionarlo. Lo que no sé es si fue un regalo envenenado, porque para nosotros está suponiendo sangre, sudor y lágrimas. Es abandonar tu línea de investigación. Hay que verlo como una ONG".

Cuenta que gracias al dinero donado por Cárdenas han podido estudiar a un grupo de 28 pacientes con Idic15, mientras que ahora se cuentan en la fase de analizar los datos.

"Tenemos que ver dónde estamos, publicar en buenas revistas que avalen que estamos trabajando en esto y que nos permitan pedir otros fondos. Lo hemos llevado a algunos congresos, pero son análisis preliminares. La novedad del estudio es que es población española. Es una enfermedad rara, probablemente infradiagnosticada. En otras enfermedades los pacientes son clavados, pero aquí depende del trozo de cromosoma que tienen de más: unos están hechos polvo, otros no tienen nada... Es complicado. A ver qué podemos encontrar que les ayude".

Asimismo, aclara que si hubieran recibido más ayuda monetaria también les habría venido bien. Sin embargo, defiende que lo esencial ahora es parar y observar dónde se encuentran para "no perder la perspectiva"."La investigación hay que verla a largo plazo. (...) Si a mí ahora me dieran más financiación, no sabría dónde derivarla".

Ahora Orquín está especializándose como médico de atención familiar y comunitaria, mientras que su hija, Mara, sigue en estado grave. "La epilepsia está incontrolada. Hace más de tres años es paliativa farmacológicamente y no podemos dejarla sola un segundo", cuenta. Admite, además, que uno de los mayores problemas es el encontrar una persona que la cuide de forma profesional.

"A pesar de tener recursos económicos, no hemos encontrado ayuda asistencial. Mara tiene epilepsia, es discapacitada con graves problemas. Ven el panorama y dicen que se lo pensarán. Más que un respiro, necesitamos un cuidador. Y eso no se presenta nunca".

Eso sí, respecto a los rumores que declaran que Cárdenas se lucró gracias a su caso, alega que nunca quiso saberlo "ni le importaba". "Al fin y al cabo, me regalaban la investigación. La gente me decía: ¿y si ha sacado más dinero? Y yo decía: ¿cómo sois tan retorcidos?", declara. "Como si ha sacado dos millones usando la imagen de mi hija. Me da igual. No sé de dónde sale la información ni me he interesado nunca por saberla. Si hubiera sacado más dinero no me hubiera sentido utilizado, seguiría dándole las gracias igual".

Artículos recomendados

Comentarios