Buscar
Usuario

Televisión

Eurovision 2019: Israel da un giro radical para recibir el festival

Kobi Marimi presenta 'Home', una balada de altura radicalmente opuesto a Netta y su victoria el año pasado.

Hay quien dice que existe una maldición con los anfitriones en el Festival de Eurovisión. Entre los agobios de organizar todo y la resaca de haber ganado el año anterior, lo cierto es que los últimos anfitriones no han conseguido quedar en buenas posiciones en los festivales celebrados en sus propios países.

El ejemplo más claro lo representa 'O Jardim', la canción de Cláudia Pascoal e Isaura para Lisboa, que terminó última el año pasado. Porque, en tan solo en cuatro ocasiones, el anfitrión ha conseguido ganar en su casa, siendo paradójcamente España uno de ellos, con la victoria compartida de Salomé en el Teatro Real de Madrid en 1969. 

Por otro lado, también es relativamente común ver cómo una delegación busca cambiar radicalmente el concepto musical y artístico para evitar comparaciones tras lograr un gran éxito. Esto no sucede siempre (miren lo que manda Chipre este año tras su éxito en la anterior edición); pero Israel sí se ha subido a este carro, optando por la voz privilegiada de Kobi Marimi y su balada 'Home', que de inicio no ha terminado de convencer al eurofan medio. Es momento de analizarla sosegadamente. 

El mismo proceso de siempre

Kobi al ser elegido en el Hakokhav Haba "Kobi al ser elegido en el Hakokhav Haba"

Israel, al igual que España, parte de un talent show para elegir su representante en Eurovisión. Se trata del 'Hakokhav Haba', en el que el público israelita conoce a sus posibles representantes durante meses, con una importante variación sobre 'Operación Triunfo' y otros programas similares.

El público es el que elige siempre al cantante, pero no la canción, que queda bajo el criterio de la televisión encargada de organizar la selección, KAN. A un mes o mes y medio para el proceso de composición y adaptación, la KAN este año ha apostado por Kobi Marimi, un cantante y actor de 27 años que interpretará 'Home', una balada que habla de la superación personal y de huir de la tristeza en un tránsito vital. ¿Tendrá tanto éxito como Netta?

Una balada quizá algo estridente

Kobi presentando 'Home' "Kobi presentando 'Home'"

Hay veces en las que, pese a tener buenos componentes en la coctelera, el cóctel no tiene por qué saber bien. Algo así le puede estar pasando a Israel de cara a Eurovisión 2019. Y es que valorando los elementos, es evidente el talento vocal de Kobi Merimi, junto a la gran oportunidad que supone tener Eurovisión en tu casa y hacer la escenografía a la medida de tus intereses. Sin embargo, la canción nos parece un tanto pasada de rosca.

Ataviado con un traje de chaqueta clásico hasta con pajarita y buscando una estética en blanco y negro para el videoclip, 'Home' nos recuerda a las grandes baladas con cierto toque góspel del cine de los años setenta. Quizá el pasado como actor de Merimi ha llevado a la KAN a buscar esa epicidad en una canción que no para de crecer durante sus tres minutos de duración y aumentando en coros conforme avanza el tema.

Es una canción que puede oírse, que es evidente que está bien producida y pensada, sin embargo no aporta nada nuevo para estar en 2019. Un piano, la voz de Kobi y una gran cantidad de coros es todo lo que podemos esperar de una canción que busca emocionar y quién sabe si lo conseguirá. De momento verle en la final ya será un alivio para los anfitriones. 

Tiene un gran rival

Kobi Marimi es actor además de cantante "Kobi Marimi es actor además de cantante"

En esto de Eurovisión, no es un buen negocio tener a Suecia como gran rival, y algo nos dice que Israel lo tiene de frente para Tel Aviv. Pese a que otros países como Croacia también han apostado por la balada clásica en voz masculina, son los suecos los que más se parecen a Kobi Merimi, no tanto en la canción, como en ese toque góspel y de grandes coros que tiene ambos.

John Lundvik consiguió vencer el 'Melodifestivalen' a base de voces negras y de una canción radicalmente más movida que la de Merimi, pero algo nos dice que ambas beben de las mismas fortalezas.

Por ello, en un año de mucho medio tiempo y de baladas en voz femenina, Israel lo tendrá bastante complicado para destacar en una final donde se va a presumir un gran nivel musical. De inicio, cuanto más lejos tenga a Suecia en el running order, mejor será para ellos.

VALORACIÓN: Una balada de otro tiempo (14/25) 

Israel ha dado un vuelco de 180 grados a su propuesta "Israel ha dado un vuelco de 180 grados a su propuesta"

En un año, Israel ha pasado del agua al aceite. De la vanguardia con una canción de sintetizadores y moños, al traje bien planchado y la balada de antaño. Un giro de 360 grados que no le augura grandes éxitos en su casa.

La voz y la puesta en escena serán los grandes garantes de una candidatura correcta en un mar de canciones que sí tienen algo diferencial. Los tiempos de Udo Jurgens o Jean-Claude Pascal vuelven con un Kobi Marimi que buscará exprimir lo vintage para salvar la nave de una KAN que como otros organizadores puede haber pecado de preocuparse más por el show que por su candidatura. Veremos qué pasa. 

Artículos recomendados

Comentarios