Buscar
Usuario

Televisión

Eurovisión 2018: La innovación urbana llega a Eslovenia

Lea Sirk lleva a Lisboa 'Hvala, ne!', una canción que se acerca mucho a la radiofórmula actual.

Hay veces en las cuales hace falta un giro de 180 grados en una delegación. Si la apuesta de un año no funciona, lo común es cambiar por completo la canción, buscando el punto opuesto por si así sí se consiguen los objetivos. Algo así ha decidido hacer Eslovenia de cara a Lisboa.

Los eslovenos el año pasado apostaban por Omar Naber y su canción 'On My Way', una balada como marcan los cánones, que no enganchó a nadie y se quedó en la semifinal. Naber, que curiosamente volviera a Eurovisión luego de representar a su país en 2005 paradójicamente también en Kiev, llevaba al festival una canción modelo de otra época, que era escuchable y bien interpretada, pero que no estaba en condiciones de luchar una plaza para el sábado.

Visto esto, Eslovenia ha cambiado de aires. Para 2018, ha sido Lea Sirk la vencedora del 'EMA', preselección eslovena que se decantó por el voto del jurado. Tras dos años sin final, una apuesta fresca, urbana y bailable buscará colarse en la gala del sábado. 

El jurado decidió

Lea junto al trofeo del EMA 2018 "Lea junto al trofeo del EMA 2018"

Lo justo para una preselección siempre es una mezcla en votaciones entre el jurado y el televoto. Sin embargo, el problema llega cuando el jurado tiene la última palabra, o la votación del jurado deja al favorito del público sin ganar. Una cosa parecida lleva pasando en Eslovenia dos años, y con el mismo involucrado, la banda BQL.

Y es que al más puro estilo Mirela y la preselección española del año pasado, Lea Sirk se ganó su billete a Portugal gracias a la votación del jurado especializado, luego de ser tercera en la votación de la audiencia. Los favoritos, BQL, se quedaban en la estacada siendo precisamente terceros en la votación experta, repitiendo el mismo fenómeno del año anterior, donde quedaron también segundos gracias a que el jurado optó por Omar Naber.

En definitiva, las reglas son las reglas, y 'Hvala, ne!' era elegida como la canción eslovena para acudir al festival. La canción, no es más que una llamada más al positivismo y a huir de lo preestablecido (de ahí ese 'Gracias, no' de su estribillo), todo entremezclado con samples urbanos, una gran realización televisiva y una instrumental muy actual. Sin duda es una canción propia de un Eurovisión de 2018, aunque de momento la audiencia no la está teniendo muy en cuenta.

¿Lo intentará en portugués?

¿Cantar algo en portugués? Eslovenia se lo plantea "¿Cantar algo en portugués? Eslovenia se lo plantea"

El hype siempre funciona bien en Eurovisión. Rara vez un candidato no dirá en prensa que se vienen sorpresas en la puesta de escena o interpretación de la canción en el festival. Pues bien, Lea Sirk dejó caer una idea cuanto menos extravagante.

Y es que la eslovena reconoció que su delegación estaba planteándose introducir trozos de la canción tanto en inglés como portugués, a fin de hacerla más universal y generar más juego en el Altice Arena. Consigo, Sirk también reconoció mantener la puesta en escena y realización televisiva de la final del 'EMA', quizá el factor diferencial que le dio la victoria en la preselección eslovena. 

Las apuestas no responden

El baile y sonido actual marcará diferencia "El baile y sonido actual marcará diferencia"

Una vez hemos valorado la canción y la apuesta eslovena, lo normal sería reconocerla como una canción actual que no tendría problemas para alcanzar la final, sin embargo las apuestas de pago están demostrando todo lo contrario. 

Y es que este 'Hvala, ne!' se sitúa actualmente en torno al puesto 40 en los sondeos de las casas de apuestas de pago, un dato que no solo le dejaría fuera de la final del sábado sino que apenas le sitúa en la pelea. Junto a ello, observando el promedio de apuestas para la segunda semifinal, en la que actuará Lea, la cosa no mejora mucho, situándose sobre el puesto quince, muy alejada de un puesto para la final.

Lo común es pensar que con el inicio de los ensayos la cosa pueda cambiar, pero de momento, la cosa no pinta muy bien para una delegación que desde 2015 con Maraaya no alcanza la final. 

Si algo debe tener bueno 'Hvala, ne!' es tener el producto cerrado. Con coreografía pulida y una composición televisiva más que trabajada, Eslovenia evitará sorpresas en escena, tanto buenas como malas, y eso puede hacerles subir. 

¿Es una apuesta muy moderna? Europa dictará sentencia en la segunda semifinal. Actuar el jueves le dará vida, y aún hay tiempo para enmendar la situación en una delegación a la que de momento no le sonríe mucho el entorno. ¿Dará para la final? De momento, sorprendentemente, como dice su canción, 'no, no, no'

Artículos recomendados

Comentarios