Esto es lo que le ocurre a tu cuerpo después de un mes bebiendo 10 latas diarias de Coca-Cola

Esto es lo que le ocurre a tu cuerpo después de un mes bebiendo 10 latas diarias de Coca-Cola

George Prior, de Los Ángeles, quiso ver qué le pasaba a su cuerpo si bebía diez latas de Coca-Cola al día durante un mes. No solo acabó con unos kilos de más, sino que descubrió efectos secundarios inesperados

Vida Susana Fernández-Galiano Susana Fernández-Galiano 03 Noviembre 2016 16:57

George Prior, de 50 años, llevaba a cabo la dieta paleolítica, hacía ejercicio y pesaba 76kg, un peso adecuado para su altura. También estaba totalmente en contra de la cantidad de azúcares que tomamos diariamente, y para crear conciencia de los devastadores efectos que tiene el azúcar en nuestro cuerpo decidió someterse a un experimento: beber 10 latas de Coca-Cola diarias y documentar su progreso en su página web.

Antes de su experimento, Prior quiso hacer las cosas bien y se hizo una revisión médica completa para ver cómo cambiaría su nivel de azúcar en sangre o su presión sanguínea. Después, y durante un mes, Prior se hinchó a Coca-Cola, si bien mantuvo el resto de su dieta inalterada así como su rutina de ejercicio. Cuando terminó su experimento, Prior había ganado 8kg y había perdido sus marcados abdominales. Su grasa corporal aumento en un 65%. Lo que más le sorprendió, sin embargo, fue el efecto psicológico que tuvo sobre él beber tanta Coca-Cola: se hizo adicto al azúcar, sentía que su cuerpo se lo pedía.

En su página web, Prior se dirige a todas aquellas personas que creen que nunca beberían diez latas diarias de refresco, y les advierte de que probablemente ya estén consumiendo la cantidad de azúcar que consumió él, a través de otras bebidas como zumos, tés o bebidas energéticas. Para él, lo peor son los zumos de frutas, puesto que los padres se los dan a los niños pensando que son "orgánicos" o "naturales", cuando en realidad tienen grandes cantidades de azúcar. 

Un segundo experimento

El cambio físico es evidente "El cambio físico es evidente"

Después de que la noticia se hiciera viral, un portavoz de Coca-Cola salió a defender su marca: "La gente ha disfrutado de beber una Coca-Cola durante más de 129 años. Como todos los refrescos, es perfectamente seguro beberla y puede disfrutarse como parte de una dieta equilibrada. Nosotros ponemos a disposición del público distintas colas que se adaptan a las necesidades de los diferentes consumidores, que incluyen opciones con menos azúcar, libres de azúcar y libres de cafeína".

George Prior quiso comprobar que la Coca-Cola Light era diferente a la normal y si tendría los mismos efectos en su cuerpo. Así que repitió su experimento, esta vez con refrescos bajos en azúcar. Y pasó algo que le sorprendió incluso a él: no ganó nada de peso, ni hubo cambios en su presión sanguínea. Cuando obtuvo los resultados médicos, descubrió que nada había cambiado. Además, durante ese mes no se encontraba mal y dormía perfectamente, al contrario que lo que ocurrió durante su primer experimento. 

Prior recomienda en su página web que lo mejor para perder peso no es alegrarse de las grasas, sino de los azúcares. Promueve una dieta equilibrada y una adecuada rutina de ejercicio.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados