Buscar
Usuario

Política

¿Por qué tantos festivos católicos si España es un país aconfesional?

De los 14 festivos nacionales que tiene España, más de la mitad vienen dictados por la Santa Sede.

España es un estado aconfesional. Así reza la Constitución Española de 1978, la cual dicta que el Estado no se adhiere ni reconoce como oficial ninguna religión. Sin embargo, tiene acuerdos colaborativos y de ayuda económica con una en concreto. España es un país donde la mayoría de festivos coinciden con el Día de Todos los Santos, Navidad, Inmaculada Concepción, Viernes Santo... todas ellas celebraciones de caracter católico y cristiano. ¿Por qué? Tenemos la respuesta.

Los acuerdos con la Santa Sede en 1979

Acuerdos con la Santa Sede imponen parte del calendario de fiestas de España "Acuerdos con la Santa Sede imponen parte del calendario de fiestas de España"

En España tenemos un máximo de 14 festivos nacionales y ocho vienen directamente de lo acordado con la Santa Sede apenas unas semanas después de haber acordado en la Constitución ser un estado aconfesional. ¿De qué tratan estos acuerdos? Pues bien, el artículo 3 determina qué otras festividades religiosas serán reconocidas como días festivos.

Estos serán: 15 de agosto (Asunción Virgen María), 1 de noviembre (Todos los santos), 8 de diciembre (Inmaculada Concepción), Viernes Santo, Jueves Santo, 6 de enero (Reyes Magos), 19 de marzo (San José) y 25 de julio (San Santiago)

¿Y por qué todo esto?

Pues bien, la principal razón está en la Constitución Española. Aquí no se habla en ningun lado de una separación completa entre el Estado y la Iglesia Católica. Habla de que "los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones".

Claro, entonces entramos en un debate. ¿Es normal que el Estado entonces se amolde a las creencias religiosas de la sociedad y, por lo tanto, al ser mayoritaria, a la católica Tenemos que saber que la confesión oficial del régimen franquista era el catolicismo y las fiestas laborales seguían lo establecido por el Código de Derecho Canónico.

Semana Santa en Madrid "Semana Santa en Madrid"

La otra pregunta está en: ¿El estado coopera con otras religiones igual? Recordemos que el Ministerio de Defensa, una institución política y jurídica, mandó a ondear a media asta durante la Semana Santa por la muerte de Cristo.

Las festividades católicas gozan de clara ventaja ya que se integran con naturalidad en nuestro calendario mientras que las festividades de otras confesiones están sujetas al acuerdo individual y personal del trabajador con el empresario.

Atentiendo teóricamente a la Constitución, es obvio que en un estado aconfesional los festivos puedan coincidir con las celebraciones religiosas pero también es normal pensar y plantearse si el estado español ayuda a otras creencias religiosas del resto de la sociedad.

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados