Buscar
Usuario

Vida

Cassandra Vera: "Tuve miedo de ser agredida por la calle"

La tuitera nos concede una de sus primeras entrevistas tras ser absuelta por sus chistes sobre Carrero Blanco.

El caso de Cassandra Vera abrió, una vez más, el debate de la libertad de expresión en las redes sociales. Sus chistes sobre Luis Carrero Blanco (hasta 13 comentarios) que tuiteó entre los años 2013 y 2016 le llevaron hasta el banquillo de los acusados por un supuesto delito de enaltecimiento del terrorismo en su modalidad de humillación a las víctimas. Cassandra realizó chistes acerca de la forma en la que murió Carrero Blanco en el año 1973 a manos de la banda terrorista ETA.

Sus comentarios estuvieron a punto de costarle una pena de un año de prisión y siete de inhabilitación absoluta (esta fue la condena que le impuso la Audiencia Nacional hace ahora un año). Doce meses después, la tuitera nos concede una de sus primeras entrevistas después de haber sido absuelta por parte del Tribunal Supremo: "He afrontado la noticia con mucha ilusión por ser el fin de un calvario por el que nadie debería pasar". Aunque estaba segura de que finalmente sería absuelta como consecuencia  de la defensa que ha hecho su despacho de abogados, el camino hasta la absolución no ha sido fácil: "He sentido miedo por la condena sufrida, durante muchos meses he sentido que mi futuro estaba en riesgo por haber recibido esta condena".

"Los chistes de Carrero Blanco nunca han molestado a nadie"

Cassandra llegó a sentarse en el banquillo por sus chistes sobre Carrero Blanco "Cassandra llegó a sentarse en el banquillo por sus chistes sobre Carrero Blanco"

Además, casos como el de Valtonyc (el rapero ha sido condenado a tres años y medio por enaltecimiento del terrorismo e injurias al Rey en algunas de sus canciones) no han ayudado a tranquilizarla. La sentencia del rapero se publicó tan solo unos días antes de la absolución de Cassandra: "Los días anteriores mis esperanzas de ser absuelta disminuyeron un poco tras ser conocida la sentencia de Valtonyc. Estoy preocupada por él".

Cassandra y Valtonyc son dos ejemplos del debate moral que se ha generado en los últimos años acerca de la libertad de expresión, el humor negro en público y la posible hipersensibilidad de algunos colectivos. Una cuestión que a Cassandra le parece "un claro retroceso en cuanto a libertades en España" ya que, según ella, sus chistes sobre Carrero Blanco "nunca han molestado a nadie".

Sin embargo, la familia de Carrero Blanco sí ha mostrado su malestar después de leer los tuits que en su momento publicó Cassandra y que estuvieron a punto de costarle una pena de un año de prisión. Una de las nietas de Carrero Blanco escribió hace ahora un año una carta a El País en la que denunciaba la desproporcionalidad de la petición de cárcel por los chistes, aunque afirmaba que le estos le parecían "lamentables". Ahora, otra de las nietas ha declarado recientemente que le gustaría que Cassandra pidiera perdón a la familia. No obstante, la tuitera ya ha explicado en su perfil de la red social que no va a pedir disculpas, y cuando es preguntada por esta cuestión en el desarrollo de esta entrevista decide no hacer declaraciones al respecto.

"Tuve miedo de ser agredida por la calle"

Quien  se escuda en mi absolución para hacer chistes sobre mi transexualidad es para  justificar su transfobia (Imagen de El Salto Diario) "Quien se escuda en mi absolución para hacer chistes sobre mi transexualidad es para justificar su transfobia (Imagen de El Salto Diario)"

Si bien es cierto que Cassandra ha recibido un gran apoyo en las redes sociales, también hay otros sectores que han condenado duramente su comportamiento: "Simplemente he decidido centrarme en el apoyo que he recibido y seguir avanzando hasta conseguir la absolución. Respecto al odio, solo lo ignoro, pues solo ocurre en redes sociales dado que la gente que hace esto no lo hace a la cara". No obstante, Cassandra reconoce que ha llegado a temer por su integridad física: "Tuve miedo de ser agredida por la calle".

Parte de ese odio al que Cassandra hace referencia tiene que ver con los insultos y las bromas tránsfobas que ha recibido por su condición de mujer transexual. Muchos usuarios de las redes sociales han realizado chistes sobre su transexualidad escudándose en la misma libertad de expresión en la que se escuda Cassandra.

Sin embargo, para la tuitera no son cuestiones comparables: "Chistes sobre personas trans se llevan haciendo desde antes de mi condena, incluso antes de mi propio nacimiento, nadie ha sido condenado por hacerlos y seguramente nunca pasará. Quien se escuda en mi absolución para hacerlos es porque necesita justificar su mal gusto y transfobia. Yo lucho para acabar con estos chistes desde la lucha trans, nunca lo haría en unos tribunales".

Ahora, ya alejada de polémicas y con la absolución en la mano, Cassandra está dispuesta a continuar luchando por la libertad de expresión, aunque reconoce que ahora, a la hora de tuitear, se lo piensa dos veces: "Pienso en si podría o no tener consecuencias, pero no le doy muchas vueltas".

Artículos recomendados

Comentarios