'El Internado': los momentazos de la serie que marcó una época

'El Internado': los momentazos de la serie que marcó una época

Cumpliéndose diez años del estreno de la recordada serie de Globomedia, Antena 3 ha realizado un reencuentro con algunos de sus protagonistas para recordar sus mejores momentos.

Televisión Víctor Santos Víctor Santos 24 Febrero 2017 17:00

'El Internado', la serie juvenil dramática de misterios que marcó a una generación y una época, graba en estos momentos su reencuentro. La cadena Atreseries ha reunido a unos cuantos actores de la emblemática ficción, ganadora de un Ondas en 2007 y el TP de Oro a la Mejor Actriz, entre otros premios, para un especial que recordará al Laguna Negra.

El internado que abrió sus puertas hace 10 años se mostró como una serie dispuesta a revolucionar el panorama de las ficciones de este país, y con su empeño en atrapar al espectador con una atmósfera en ocasiones oscura y miles de misterios, acabó enredándose entre tramas y subtramas, haciendo que el rizo se rizara demasiado. Experimentos humanos, huérfanos asesinados, fantasmas, secuestros, nazis, epidemias... Todo cupo durante las siete temporadas que se mantuvo en pantalla.

Los protagonistas de 'El Internado' "Los protagonistas de 'El Internado'"

Pero si algo hay que reconocerle a 'El Internado' es su buena intención: la de ofrecer un producto más serio, con toques cinematográficos, una estética todo lo cuidada que se podía, unos actores bastante correctos, y en definitiva, la de arriesgar por hacer algo diferente a lo que venía viéndose en este país. Al menos nos brindó dos primeras temporadas bastante buenas, en las que los secretos de sus protagonistas mantuvieron en vilo a una buena cantidad de público. Repasamos algunos de sus momentos más importantes. 

1 Los niños

Aunque no se trata de un momento concreto, los niños de 'El Internado' fueron los principales robaplanos de la serie. Y es que, la tendencia a "familiarizar" las ficciones y convertirlas en un producto apto para casi todos los públicos llevaba a que las series introdujesen personajes infantiles, que a su vez servían para destensar el argumento. Paula, la hermana de Marcos, llegó muy pequeña a 'El Internado', y aunque también estuvo envuelta en tramas adultas, fue junto a  su inseparable amiga Eveleyn con quien creció. En temporadas posteriores, formaron un trío de aventuras con Lucas (y en ocasiones el travieso Javier Holgado) y nos brindaron las escenas más tiernas, en muchas de ellas acompañadas de la inolvidable Amparo Baró en su papel de Jacinta, de la que siempre aprendían algo.

2 La madre de Iván

'El Internado' se vendió como la serie en la que "todos los protagonistas guardan un secreto". El de María (Marta Torné) tardó poco en descubrirse. La joven limpiadora del Laguna Negrase había escapado de un psiquiátrico, donde fue encerrada por culpa de Noiret, el padre adoptivo de Iván, su hijo. Y claro, si te cuentan que la chacha salida de un manicomio anda diciendo que es tu madre lo mismo también reaccionas como el personaje de Yon González en esta recordada escena.

3 Los fantasmas de Julia

En el Laguna Negra, aparte del típico repetidor o la estudiosa de turno, también había un niño que podía ver el futuro, otra que se comunicaba con fantasmas... Ese era el caso de Julia, interpretada por una joven Blanca Suárez, que llegó al internado  pasando un poco de todo y ocultando una relación sentimental con su padrastro, y acabó metiéndose en todos los problemas habidos y por haber, como era normal en la pandilla de los adolescentes. En uno de los capítulos ayudó a que Cayetano, el amigo del grupo que falleció al principio de la serie, mandase un mensaje a sus antiguos amigos: el nombre de su asesino.  

4 El gnomo

Para todos los que vieron 'El Internado' difícil será de olvidar la imagen del "gnomo", aquel habitante del bosque, hermano secreto de Elsa, que vivía recluido por ser rechazado al nacer con una malformación. Tan sólo contaba con el apoyo de Jacinta, y de Paula. Cuando Elsa pudo conocerle perdió a los gemelos que estaba esperando tras caerse redonda del susto. Su final fue uno de los más traumáticos de la serie, ya que cuando intentaba llevar a su hermana de vuelta al internado, la policía la emprendió a tiros con él. Y es que el "gnomo" fue un personaje que impactó a los espectadores en aquellos capítulos en los que la serie aún se estaba definiendo y parecía tener una clara tendencia al thriller.

5 La muerte de Carolina

Cuando la serie ya empezó a alargarse en exceso a los guionistas se les ocurrieron toda clase de idas de olla, lo que conllevó la consecutiva muerte de varios protagonistas. En el Laguna Negra el número de alumnos asesinados estaba a punto de pasar al de los vivos, pero eso no impidió para que Carolina, la que empezara con todas las investigaciones, también muriese, en este caso a manos de Roque, el traidor. Así se justificó la salida de la actriz en la penúltima temporada, poco antes de que todos los misterios acabasen por resolverse.  Al finalizar la serie, Ana de Armas afirmó que el rodaje de la serie "era muy intenso" y que su personaje "estaba estancado".

6 El reencuentro de Marcos y Paula con su madre

Quizá el momento cumbre del final de la serie.  Después de que los alumnos y profesores se curaran de la enfermedad que les impedía salir del internado (gracias a Vicky, que ya le podían haber dado el Nobel de ciencia después de semejante hazaña), Marcos y Paula se reencontraron con su madre, la hermana de Héctor (Luis Merlo). Después de pensar que eran huérfanos, los dos hermanos pudieron fundirse en un abrazo con su desaparecida madre, secuestrada por el Proyecto Géminis. Años más tarde, Luis Merlo confesó que el verdadero motivo por el que abandonó la serie (para regresar en el final) fue porque "No sabía donde estaba", "Cuando empezaron los naves espaciales y los ojos blancos me despedí. (...) Hay veces que uno se tiene que ir aunque no sepa dónde."

7 Las historias de amor

El momento corta-rollos para algunos, la razón de ser de los video-recopilatorios de YouTube de la época para otros. Entre misterio y misterio, a los chicos del Laguna Negra les quedaba tiempo para enamorarse. Emocionantes y trágicas historias de amor que en más de una ocasión nos recordaron a las mejores telenovelas. Los personajes de Julia e Iván fueron los protagonistas del más intenso romance: los dos malotes de la pandilla, de fuerte carácter, tuvieron un primer acercamiento en los baños tras ser expulsados de clase. Y eso ya dio lugar a múltiples revolcones por todos los lugares imaginables del internado.

Comentarios