Buscar
Usuario

Economía

El Corte Inglés cierra este centro comercial de seis plantas que reconvertirá en oficinas

El Corte Inglés ya ha cerrado la fecha oficial del cierre de su próximo establecimiento: deberá abandonar el edificio el próximo 31 de diciembre.

El Corte Inglés cierra este centro comercial de seis plantas que reconvertirá en oficinas

El Corte Inglés se encuentra en pleno proceso de cierre de centros comerciales con el objetivo de reducir su deuda y generar liquidez para adaptar su modelo de negocio a las tendencias actuales.

El próximo cierre que se avecina se encuentra en Barcelona: se trata del centro comercial El Corte Inglés de Francesc Maciá, un centro con cinco plantas sobre rasante más un sótano con carácter comercial. El edificio todavía alberga departamentos de Moda, Zapatería, Tecnología, Deportes, Cultura y un supermercado, pero tiene los días contados.

La firma lleva varios meses efectuando el cierre progresivo del establecimiento. El primer paso fue vender el inmueble a un tercero y posteriormente alquilarlo de manera temporal, mientras efectuaba cierres paulatinos en cada planta. Pero ahora ha llegado el paso definitivo: el Ayuntamiento de Barcelona ha concedido el permiso para transformar el inmueble, de uso comercial, a un complejo de oficinas.

El Corte Inglés de Francesc Maciá debe cerrar antes del próximo 31 de diciembre "El Corte Inglés de Francesc Maciá debe cerrar antes del próximo 31 de diciembre"

Esta iniciativa ha partido del actual propietario del edificio, la empresa Mersan Assets Management, que lo adquirió por 151,5 millones de euros. El plan que ahora se aprueba contempla oficinas en todas las plantas, excepto en la baja, la primera, la segunda y el sótano, donde se permite también la posibilidad de tener uso comercial e incluso una parte de uso recreativo y deportivo.

Plazo máximo para abandonar el centro: 31 de diciembre

El Corte Inglés continúa operando en el edificio, pero tiene los días contados: el acuerdo firmado con el nuevo dueño fija el próximo 31 de diciembre como plazo máximo en el que los grandes almacenes podrán continuar con este centro comercial abierto al público.

En principio, el abandono se iba a producir antes del comienzo de septiembre, sobre todo para no afrontar una nueva campaña de ventas en pleno cierre y, de lejos, la campaña de Navidad.

Pero la pandemia ha retrasado todo. La firma del triángulo ahora no descarta apurar al máximo los plazos y permanecer en el edificio hasta que termine el contrato, con el objetivo de paliar en la medida de lo posible la cuestión de los aforos y arañar todas las ventas posibles.

Por el momento, solo se ha cerrado el restaurante-cafetería y sorprendentemente, nada aparenta el cierre que debe producirse, sí o sí, antes del 31 de diciembre, sobre todo cuando los trámites para convertir el complejo en oficinas ya están cerrados.

Artículos recomendados

Comentarios