Dona pelo para niños con cáncer y su colegio toma represalias: "se merece un buen castigo"

Dona pelo para niños con cáncer y su colegio toma represalias: "se merece un buen castigo"

Llegaron a aislarla en un aula y castigarla porque "incumplió las normas del centro".

Noticias Adrián Parrondo Adrián Parrondo 12 Enero 2018 11:21

Niamh Baldwin, una joven británica de 14 años, decidió realizar todo un gesto de solidaridad: raparse el pelo y donarlo a una asociación benéfica, Little Princess Trust, para permitir que los niños enfermos de cáncer puedan sobrellevar mejor su enfermedad.

Su familia, su entorno... todos alabaron un gesto realizado con completa generosidad, sin pedir nada a cambio, que motivó a más de uno. Todos, menos su propio colegio: el Mounts Bat Academy de Cornualles, en Reino Unido.

Lejos de comprender sus motivos, la dirección de la escuela se limitó a contemplar las estrictas normas de vestimenta y decoro que aún pesan en una sociedad con una fuerte herencia victoriana.

La dirección del centro impuso un castigo a la joven por incumplir las normas del centro "La dirección del centro impuso un castigo a la joven por incumplir las normas del centro"

La propia directora del centro, Sara Davey, aseguró que "todos los estudiantes saben que esta es la política de la escuela" y que la joven ha violado las reglas, por lo que "se merece un buen castigo", tal y como recoge el diario británico Daily Mail.

El centro ya ha establecido la 'pena' que deberá cumplir la joven: tras aislarla en un aula durante varias horas, finalmente decidieron obligarla a vestir un pañuelo hasta que su melena crezca acorde a las normas impuestas a todos los alumnos.

Su familia la apoya

En mitad de estas represalias, la propia familia de la joven ha querido apoyarla y criticar la decisión y actitud de la escuela que ha provocado la sopresa de todo el entorno y familia de Niamh.

La madre de la joven, Anneka Baldwin, ha destacado que su hija es una excelente estudiante y ha afirmado que se siente completamente orgullosa de ella y su admirable gesto.

Anneka también ha mostrado su indignación con la manera en la que el centro ha tratado a su hija y ha exigido una disculpa y rectificación ante lo que considera una injusticia. La madre también ha expresado que no permitirá que su hija cambie por imposiciones y ha mostrado un cerrado apoyo a la menor de 14 años.

Comentarios