Buscar
Usuario

Ciencia

Encuentran intacto a un cachorro congelado hace 18.000 años en Siberia

Dogor, como han bautizado al animal, no solo tenía sus dientes intactos, sino también todo su pelaje, los bigotes, las pestañas y el hocico.

Encuentran intacto a un cachorro congelado hace 18.000 años en Siberia

Un equipo de investigadores ha descubierto los restos intactos de un animal en la Siberia Oriental. Según la prueba del carbono 14, podría tener 18.000 años de edad. Lo insólito del suceso es que este perro, o lobo, pues no ha sido posible identificar de qué especie se trata, ha sido encontrado en perfecto estado de conservación en el permafrost siberiano, dentro de una masa de barro congelado. Según New Scientist, el animal podría ser el más antiguo jamás encontrado.

The Associated Press ha confirmado que Dogor, así lo han apodado los científicos que han trabajado con los restos, tenía todos sus dientes ilesos, los bigotes, las pestañas, el hocico y su pelaje al completo. Ni un rasguño y eso que, según lo determinado por los expertos, habría permanecido todo este tiempo bajo la capa del suelo que siempre está congelada. Al menos, hasta hace poco lo estaba.

Su nombre significa "amigo" en yakutian, la lengua local que hablan los habitantes de Yakutsk, ciudad ubicada al este de Rusia. Los investigadores que dieron con él trabajaron junto al Centro de Paleogenética para ayudar a fechar los restos. Ellos fueron los que realizaron las pruebas en los laboratorios y, usando sus costillas, no solo determinaron su edad, sino también que se trataba de un macho y que apenas tenía dos meses cuando perdió la vida

¿Un lobo, un perro, o ambos?

Los científicos han tenido problemas para identificar a este espécimen como un perro o un lobo. Han llegado a la conclusión que podría tratarse de una mezcla entre ambas especies. David Stanton, uno de los investigadores del Centro de Paleogenética, cree que se trata de un antepasado de las dos y comentó a la CNN que él y su equipo esperaban poder "saber si era una cosa u otra", sin embargo, no se han aventurado a lanzar campanas al vuelo puesto que contemplan la posibilidad de que se trate de "un espécimen ancestral de la que pudieron derivar ambos, perros y lobos"

El hallazgo de Dogor se podría calificar como un descubrimiento especial a la par que preocupante. Si bien se trata de un gran paso en el campo de la genética y la evolución de las especies, el deshielo provocado por el cambio climático es cada vez mayor y por tanto, el clima más cálido al que nos hemos ido acostumbrando progresivamente ha sacado a la luz los cuerpos sin vida de numerosos especímenes congelados a lo largo de miles de años. El caso de Dogor no es el primero, pues recientemente los científicos ya descubrieron la cabeza de un lobo con su cerebro intacto. Había permanecido enterrada en el hielo durante unos 40.000 años

Por ahora, los científicos seguirán intentando dar con la especie que genéticamente dará una identidad a Dogor, aunque él, por ahora, descansa en la exhibición del Mammoth Museum de la localidad rusa. 

Artículos recomendados

Comentarios