Buscar
Usuario

Política

Diada de Catalunya: Todo lo que debes saber sobre su origen y significado

Desde su origen en 1886, su carácter y significado han evolucionado junto a la historia: Te contamos qué es y por qué se celebra la Diada de Cataluña.

Diada de Catalunya: Todo lo que debes saber sobre su origen y significado Diada de Catalunya: Todo lo que debes saber sobre su origen y significado

Foto: GTres

Un año más, Cataluña celebra este 11 de septiembre su fiesta nacional: la Diada y, por segunda vez consecutiva, la conmemoración de esta fecha clave en el calendario catalán tendrá que convivir con las limitaciones marcadas por la pandemia. A diferencia del año anterior, sin embargo, sí se han convocado manifestaciones en plena calle, aunque se desconoce aún si habrá límites de aforo. Por su parte, la ofrenda floral a Rafael Casanova y el acto institucional tendrán lugar a las 20:00 horas, tal y como han confirmado desde la Generalitat.

A falta de conocer todos los detalles que deparará esta jornada, es indudable que la celebración de la Diada cuenta ya con una amplia tradición a sus espaldas. De hecho, según indicaba el historiador Pere Anguera, se trata de la fiesta nacional más antigua. Pero, ¿cuándo surgió exactamente la Diada y qué hechos históricos conmemora?

Pues bien, para conocer el significado del Día Nacional de Cataluña hay que remontarse nada menos que a la Guerra de Sucesión Española, en la que los partidarios del archiduque Carlos de Austria se disputaban la corona con Felipe de Borbón después de que la muerte sin descendencia de Carlos II pusiera fin a la dinastía de los Habsburgo. En este contexto, el 11 de septiembre de 1714, Barcelona era derrotada ante las tropas borbónicas tras 14 meses de batalla, y perdía con ello sus libertades así como sus instituciones propias.

Sin embargo, no sería hasta 1886 cuando un sector del grupo católico Centre Catalá decidiera conmemorar la última defensa de Barcelona ante las tropas de Felipe de Borbón y celebrar, además, una misa en honor a los fallecidos en la Basílica de Santa María del Mar, donde estaban enterrados muchos de ellos.

Estatua de Rafael Casanova Estatua de Rafael Casanova, imagen de sustitución
Estatua de Rafael Casanova Google

Entre los líderes locales homenajeados, una figura fue especialmente destacada: Rafael Casanova, consejero jefe de de Barcelona en 1714 y herido en el asalto final contra la ciudad condal. Por ello, en 1888 se inauguraba la estatua en su honor y se convertía así en el epicentro de las celebraciones hasta día de hoy. Y es que la ofrenda floral a este monumento es, sin duda, la tradición principal sobre la que se sustenta la Diada.

Mayor carga política

Sin embargo, lo que en un principio eran actos de carácter cultural y poco multitudinarios, comenzaron a tomar una mayor carga política con la entrada de nuevo siglo. En aquel entonces, la represión, las cargas policiales y el encarcelamiento de hasta 23 personas durante la celebración de 1901 provocó un aumento de la participación ciudadana y una mayor conciencia de los catalanes en cuanto a la importancia de esta fecha y su significado.

Desde entonces, la Diada y su celebración ha evolucionado de acuerdo a la historia. Prohibida durante la dictadura de Primo de Rivera, la fiesta de la Diada terminó de consolidar así su faceta reivindicativa y aumentó su popularidad. Durante la II República, por el contrario, lejos de prohibirse la celebración contó incluso con la participación de la CNT.

La llegada de la Dictadura franquista, sin embargo, supone de nuevo la prohibición de celebrar el 11 de septiembre y la estatua de Rafael Casanova llegó a ser retirada, lo que provocó que los actos se vieran avocados a la clandestinidad.

'Llibertat, Amnistia y Estatut d'Autonomia' fue el lema de la manifestación convocada en la primera Diada tras la muerte de Franco y el fin de la dictadura. La celebración tomaba entonces un nuevo rumbo. Y es que nada menos que un millón de personas se reunieron en el centro de Barcelona y, cómo no, acudieron de nuevo a dejar flores a la estatua de Rafael Casanova.

Tan solo un año después, la Diada fue institucionalizada como fiesta nacional, eso sí, tras serias dudas sobre si sería más conveniente oficializar Sant Jordi (23 de abril), por considerarse menos reaccionario.

Celebración de la Diada, 2016 Celebración de la Diada, 2016, imagen de sustitución
Celebración de la Diada, 2016 Flickr

Es evidente que en los últimos años esta fiesta ha adoptado cada vez tintes más reivindicativos a partir del auge del independentismo, que se reflejó de forma multitudinaria en la manifestación de 2012: 'Som una Nació. Nosaltres decidìm'.

Desde entonces, el carácter reivindicativo de la celebración ha ido creciendo y disminuyendo según el contexto político en el que se ha presentado esta fecha. Eso sí, sin bajar nunca del medio millón de asistentes según datos de la Guardia Urbana.

La simbología de la Diada

Más allá del evidente protagonismo de la ofrenda floral a Rafael Casanova y el homenaje a su recuerdo, que ocupan el centro de la celebración, hay otros símbolos que juegan un papel fundamental en la celebración del 1 de septiembre.

De esta forma, no puede faltar 'Els Segadors', la canción declarada en 1993 como himno oficial de Cataluña. Con ella, quienes la cantan recuerdan la revuelta de los segadores catalanes en 1640 contra la oligarquía catalana y el ejército español.

Asímismo, las manifestaciones convocadas para el 11 de septiembre en favor de la República Catalana arrancarán sin excepción a las 17:14, en recuerdo de la fecha en la que cayó Barcelona en manos de los Borbones, el 11 de septiembre de 1714.

Artículos recomendados

Comentarios