Buscar
Usuario

Noticias

El detenido por el tiroteo en el metro de Brooklyn había amenazado en internet con cometer una matanza

Frank R. James publicaba vídeos en los que lanzaba amenazas y advertía de sus propósitos de disparar y "hacer correr la sangre".

El detenido por el tiroteo en el metro de Brooklyn había amenazado en internet con cometer una matanza

Frank R. James, el hombre de 62 años detenido como presunto autor del tiroteo que causó 23 heridos, diez de ellos por arma de fuego, en el metro de Nueva York, finalmente ha sido detenido. El tribunal federal de Brooklyn (Nueva York) ha decretado para él prisión incondicional sin fianza.

Para justificar su decisión, el tribunal subrayó que la presencia de James en las calles supondría una amenaza "seria y activa" para la seguridad ciudadana. Ahora, será procesado por una ataque terrorista contra el sistema de transporte público y, si es declarado culpable, podría enfrentar una condena de cadena perpetua.

La defensa ya ha solicitado una valoración psiquiátrica para valorar qué llevó a disparar indiscriminadamente contra la población que se encontraba en el metro. Solo la investigación policial podrá determinar el motivo que le llevó a tomar una pistola Glock de nueve milímetros y apretar el gatillo.

Una biografía cargada de delitos

En la biografía de Frank R. James se encuentra la comisión de varios delitos de toda índole, entre ellos, hurto, robo o acoso sexual. Además, también destacan los desórdenes de conducta.

Fichado desde hace décadas, ha generado inquietud los vídeos que había publicado en los últimos años en YouTube, donde su página continuó visible hasta 24 horas después del ataque, cuando fue cerrada por "violar las directrices de uso".

El contenido de los vídeos era tenebroso. Lanzaba mensajes, a veces en tono agresivo, contra el alcalde de Nueva York, Eric Adams; mostraba delirios de persecución y mensajes en los que se presentaba como un ser "lleno de odio y rabia" víctima de "terribles tratamientos psiquiátricos".

Además, lanzaba mensajes cargados de homofobia, misoginia y racismo, contra personas de piel negra y blanca, también hispanos. Incluso cargaba contra la vida de las personas sin hogar en el metro, algo que buscaba erradicar. Y señalaba su deseo de coger un arma y disparar contra quien se encontrara. Incluidos los afroamericanos, como él, a quienes consideraba dignos de merecerlo.

"Nunca pensé que podría hacer algo así"

Su hermana, Catherine, ha manifestado su estupor con lo sucedido: "Nunca pensé que podría hacer algo así", ha declarado al diario The New York Times. James había vivido una profunda crisis durante los últimos años, sin trabajo estable, cambiando de ciudad y casa de manera constante, sus vecinos le recuerdan como un hombre brusco, distante y propenso a perder los estribos.

En el vagón donde pudo materializarse una auténtica masacre (la mayoría de los heridos ya han sido dados de alta y no se teme por la vida de ninguno), se encontraron datos como una tarjeta de crédito a su nombre, lo que ha hecho preguntarse si James estaba dejando huellas para ser encontrado cuanto antes y acortar su escapada. Algunas informaciones no confirmadas incluso señalan que alertó de su presencia en el lugar donde fue detenido, una cale del East Village, mediante una llamada telefónica a la policía.

Todo el armamento de James, incluido el que guardaba en su casa (más letal) estaba en regla, según la legislación estadounidense, lo que ha reabierto nuevamente el debate sobre la necesidad de plantear una reforma en este sentido.

James publicaba vídeos en los que se calificaba como "profeta de la fatalidad" y avisaba: "Va a haber sangre, mucha sangre". El 23 de marzo alertaba de futuras guerras interraciales, una tercera Guerra Mundial y el racismo en todo el país. "Vivimos tiempos muy peligrosos, diría yo, tiempos muy inciertos", fue su pronóstico. Luego planteaba los objetivos de sus ataques: "Da igual que sean blancos o negros".

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar