Buscar
Usuario

Noticias

Un grupo de curas denunciado por pederastia continúa ejerciendo con el apoyo de la Iglesia

Victimas y familias ven como la Iglesia no ha movido ni un dedo para deshacerse de todos los párracos denunciados por abusos sexuales a menores.

Las denuncias y acusaciones formales y penales que interpusieron hace un año contra sacerdotes de las Diócesis de Piedras Negras y Saltillo, México, no han valido prácticamente de nada. El grupo de religiosos señalado y condenado por estos hechos continúa ejerciendo sin problema y con el amparo de la Iglesia. La Justicia admitió a trámite las querellas al considerar que había argumentos suficientes. Además, algunos obispos se han sumado a las denuncias.

Así lo denuncia el activista Ignacio Martínez Pacheco, que asegura que la institución religiosa no ha destituido a ninguno de los párrocos sobre los que pesan denuncias formales de abusos sexuales contra jóvenes y menores de edad.

El activista Ignacio Martínez Pacheco fue víctima de abusos sexuales por parte de un sacerdote "El activista Ignacio Martínez Pacheco fue víctima de abusos sexuales por parte de un sacerdote"

Una de las víctimas, Javier Calzada , fue el que movilizó las denuncias contra el sacerdote Juan Manuel Riojas, alias Meño. Aseguró ante la Justicia que el prelado abusó de varios menores en el Seminario Menor de Piedras Negras. El resto de denunciantes y sus familiares han pedido en todo momento que se apartase al párroco hasta la sentencia, pero continúa oficiando misa con el apoyo de la institución religiosa.

Todas las víctimas, en su mayoría jóvenes, acordaron una reunión con el nuncio apostólico Franco Coppola, representante de la Santa Sede. Sin embargo, un accidente en Italia le imposibilito acudir a la reunión. Las víctimas querían que Coppola fuera consicente de la identidad de todos los sacerdotes implicados en los abusos sexuales. El activista señaló que "hay que llevarle al nuncio Coppola todos los casos, porque muchos de esos sacerdotes siguen trabajando pastoralmente en las Diócesis de Piedras Negras y (de todo) Coahuila".

Los párracos pederastas siguen en el anonimato

Los nombres de los sacerdotes pederastas han permanecido en el anonimato para evitar represalias y amenazas de las víctimas de los abusos sexuales; aun sabiendo que muchos de ellos siguen oficiando misas en las Diócesis de Saltillo y Piedras Negras. El mismo Ignacio Martínez Pacheco afirma que la diócesis no ha revelado ninguno a pesar de haber reconocido algún caso denunciado.  Incluso, obispos como Raúl Vera López, denunciaron dos sacerdotes, aunque sin decir sus nombres ni la posición que ocupan dentro la Iglesia.

La propia Fiscalía General de Justicia del Estado, tiene informaciones sobre seis párrocos pederastas en Coahuila. Sin embargo, el activista Martínez Pacheco asegura que es conocedor de 12 aunque algunos ya prescribieron. Aún así, afirma que "voy a llevarle al representante del Papa en la Nunciatura son todos estos casos que han prescrito para la autoridad en la Tierra, pero que ante Dios no prescriben". Para buscar una destitución de esos curas del ministerio y además evitar que se dañe a la Iglesia y a más inocentes.

Ignacio Martínez Pacheco se reunirá este viernes con el arzobispo primado, Carlos Aguilar Retes, tras no poder reunirse en la Nunciatura con Franco Coppola, para presentarle todos los casos.

Artículos recomendados

Comentarios