Un cura condenado por abusar repetidamente de una niña continúa oficiando misa en Córdoba

Un cura condenado por abusar repetidamente de una niña continúa oficiando misa en Córdoba

La Fiscalía Provincial de Córdoba solicitó en el año 2017 seis años de prisión por un delito continuado de abusos sexuales.

Noticias Azucena Pereira Azucena Pereira 13 Mayo 2018 16:39

El sacerdote Ignacio Mora, condenado por abusar de una niña de diez años en reiteradas ocasiones. El cura fue acusado por la Fiscalía Provincial de Córdoba por un delito continuado de abusos sexuales, solicitando hasta seis años de prisión.

Los sucesos por los que se le acusa ocurrieron en el año 2015, cuando Ignacio Mora era párroco en la localidad cordobesa de Villanueva del Duque. Según reza la sentencia, el sacerdote abusó sexualmente en varias ocasiones de una menor de edad que ayudaba como monaguilla, aprovechando los momentos a solas en la sacristía.

Ignacio Mora se declaró inocente ante los jueces y negó los hechos manifestando que no entendía el motivo por el que se llegaba a enjuiciar este caso. Finalmente, en mayo de 2018, el cura ha sido condenado por la Sección Segunda de la Audiencia de Córdoba a cinco años y un día de cárcel. Una pena que ya ha sido confirmada por el Tribunal Supremo.

Sacerdote acusado de abusos sexuales a una niña de 10 años "Sacerdote acusado de abusos sexuales a una niña de 10 años"

Lo más llamativo de todo es que, a pesar de las acusaciones, de su puesta en libertad con cargos y de una orden de alejamiento, Ignacio Mora ha continuado ejerciendo como sacerdote oficiando misa e incluso dando comunión a otras niñas y niños de una localidad cercana a donde sucedieron los hechos.

Se declara inocente y recurrirá al Tribunal Constitucional

A pesar del resultado del juicio y de la condena en firme, Ignacio Mora sigue negando todas las acusaciones y defendiendo su inocencia. De este modo, según las fuentes de la defensa, el sacerdote recurrirá al Tribunal Constitucional y presentará un recurso de amparo al considerar que se están incumpliendo sus derechos constitucionales por las diversas contradicciones que encuentran en el testimonio de la denunciante.

Por su parte, en el momento de la denuncia, el Obispado de Córdoba decidió cambiarle de parroquia para cumplir con la orden de alejamiento, incorporándolo a la iglesia de San Sebastián de Espiel, donde continúa con su labor como sacerdote. Además, no quisieron valorar el auto del fiscal, pero sí han declarado que actuarán conforme dicte la justicia.

Comentarios