Buscar
Usuario

Política

Un criminal de guerra bosnio ingiere veneno tras ser condenado a 20 años por La Haya

La televisión croata da por muerto al exgeneral condenado por cometer crímenes contra la humanidad.

Slobodan Praljak era un comandante de 72 años de las fuerzas bosniocroatas que cometió crímenes contra la humanidad en el conflicto armado de Bosnia. Un tribunal internacional de La Haya le había condenado en 2013 a 20 años de cárcel por las atrocidades cometidas contra los musulmanes bosnios.

En la última sesión celebrada cuatro años después en la que le ratificaban su condena, este exgeneral de la autoproclamada República Croata de Herzeg-Bosnia rechazó su condena y se tomó el interior de un frasco con veneno. Ha sido su propia abogada la que ha confirmado que el excomandante había tomado esta sustancia mortal. La televisión croata lo da por muerto pese a que el tribunal no ha confirmado nada.

El tribunal, perplejo

Slobodan Praljak tomó un frasco con veneno tras ser condenado a 20 años de prisión por cometer crímenes de guerra en el conflicto bosnio "Slobodan Praljak tomó un frasco con veneno tras ser condenado a 20 años de prisión por cometer crímenes de guerra en el conflicto bosnio"

Tras ingerir este supuesto veneno, los magistrados presentes y los traductores se quedaron perplejos ante la situación. Tanto fue así que un juez pidió cerrar las cortinas y suspender la sesión. Inmediatamente, llamaron a los servicios de emergencias, declararon escena del crimen la sala tras su evacuación y se llevaron el bote a un laboratorio para proceder a su análisis.

No ha sido el único exdirigente militar o político que ha sido condenado por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). Hace cuatro años, otros cinco militares o políticos bosniocroatas fueron condenados por crímenes contra la humanidad y haber actuado como una organización criminal para proclamar un nuevo Estado que no consiguió el reconocimiento a nivel mundial.

Praljak es conocido por haber sido el comandante que ordenó bombardear un puente otomano del siglo XVI de la ciudad de Mostar en la región de Herzegovina que unía dos partes de la ciudad. Fue en 1993 cuando perpetró este atroz acto y produjo un enorme daño a la población musulmana, según establece la sentencia condenatoria. Este puente fue reconstruido gracias a la ayuda del Banco Mundial y la colaboración de la UNESCO y se inauguró en 2004.

Estos seis condenados iniciaron una purga étnica entre los años 1993 y 1995 durante la guerra de Bosnia contra los musulmanes. En 1991 se proclamó la República Croata de Herzeg-Bosnia. Este nuevo Estado que no logró el reconocimiento internacional duró apenas tres años. La paz se firmó en los acuerdos de Dayton entre serbios, bosnios y croatas tras varios años donde la población sufrió las consecuencias de una guerra sangrienta: campos de internamiento donde estuvieron mujeres, niños y ancianos en condiciones inhumanas.

Los políticos y militares condenados a penas de prisión por el tribunal fueron Jadranko Prlic, exprimer ministro del autoproclamado nuevo Estado (25 años); Bruno Stojic, exministro de Defensa (20 años); Milivoj Petkovic, exgeneral (20 años); Valentin Coric, comandante de la policía bosniocroata (16 años) y Berislav Pusic, encargado de intercambiar a los ciudadanos presos (10 años).

Artículos recomendados

Comentarios