¿Conoces el beso tántrico? Aprende a darlo para animar tu vida sexual

¿Conoces el beso tántrico? Aprende a darlo para animar tu vida sexual

Descubre el beso tántrico, amplía tus fuentes de placer y disfruta de otra forma de sexualidad.

Vida Víctor Mopez Víctor Mopez 08 Enero 2018 18:04

Probablemente alguna que otra vez hayas oído hablar del sexo tántrico pero, ¿sabes en realidad de qué se trata? Es una forma de explorar la sexualidad en conexión con la espiritualidad. Se refiere a la práctica del Tantra, que es una filosofía de la India que incrementa la experiencia sexual. Es una filosofía de vida de origen oriental con más de 4.000 años de antigüedad que utiliza la energía sexual para conseguir una conexión con uno mismo.

El sexo tántrico es un sexo consciente que apuesta por retrasar el orgasmo y prolongar el placer sexual. Para el tantrismo, la eyaculación supone un derroche de energía, por lo que enseña a sus practicantes a llegar al orgasmo sin eyacular mediante una serie de técnicas.

En Occidente estamos acostumbrados a relaciones con un placer sexual inmediato olvidando así que existen numerosos caminos y fuentes de placer que recorrer más allá de nuestros genitales. Así pues, ¿por qué no introducir a nuestras vidas algunos preceptos del tantra para disfrutar de una sexualidad mucho más consciente, plena y placentera?

Una buena manera de introducirse en esta técnica es mediante el beso tantrico. Se trata de un beso consciente, mucho más profundo de lo habitual, sin prisas y entendido como fuente de placer en sí mismo, no como medio para llegar al placer genital. Según la doctrina tántrica, este tipo de besos está diseñado para liberar energía de los chakras a través de un intercambio entre ambas partes. 

Aprende a dar un beso tántrico "Aprende a dar un beso tántrico"

Pasos para un buen beso tántrico

Lo primero que hay que hacer para dar un beso tántrico es concentrarse en la respiración. Es muy importante que la respiración de los amantes se sincronice, por lo que es necesario estar relajados, en un entorno agradable  y sin presiones. Es fundamental que los labios, la cara y la mandíbula estén relajados, algo que se irá consiguiendo según avance el beso.

Se comienza con un contacto ligero de los labios, siempre con la respiración coordinada para poco a poco ir introduciendo la lengua. Siempre de una manera calmada y consciente, manteniendo la sincronización con la otra persona para conseguir este acompasamiento básico del tantra. Siempre que se mantenga la coordinación y la concentración, todo vale en este tipo de besos: pequeños mordiscos, succionar la lengua del otro...

Una vez el beso tántrico haya funcionado y exista una correcta sincronización y placer consciente y compartido, se puede seguir avanzando en la relación. La cosa puede quedarse en una simple sesión de besos lentos y apasionados o llevar a caricias por otras partes del cuerpo y, finalmente, al orgasmo y la penetración. Si se llega a este punto, es importante no romper el clímax creado, por lo que hay que mantener las respiraciones sincronizadas, las miradas, el ritmo... ¿Te atreves?

Comentarios